5 cosas que echo de menos de España cuando vuelvo a Suiza

ilove_tortilla_patatasHace ya un par de semanas que me animé a compartir con vosotros las 5 cosas de Suiza que más echo de menos cuando estoy en España. Un post que dio pie a un encarnizado debate en redes sociales, entre las personas que afirmaban no echar absolutamente nada de menos Suiza y quienes, como yo, añoran en parte el país del chocolate cuando vuelven a la madre patria.

Para seguir echando leña al fuego, hoy voy a compartir con vosotros las 5 cosas que más echo de menos de España cuando vuelvo a casa (o sea, a Suiza). Sí, cinco. Solo cinco. Y no creáis que no me ha costado. He de confesar que empecé a escribir este post también hace un par de semanas y que quizá, si volviera a escribirlo, me sorprendería a mí misma lloriqueando: “pues no, no echo nada de menos Suiza, para nada… ¡yo lo que quiero es volver a mi España! snif, snif…” Y es que… ¡como cambian las cosas en dos semanas!

Sí, quién me lo iba a decir, estoy en fase “morriña ON”. Un estado que espero sea transitorio pero que, inevitablemente, me tiene algo trastornada. Más de lo habitual. Por eso voy a recuperar el post que escribí hace dos semanas y que con toda seguridad se acerca más a una realidad que ahora no percibo pero que está ahí. Espero 😛

Como siempre, queda fuera de esta lista lo que más echo de menos en todo lugar y en todo momento: a mi familia y a mis amigos. También vamos a dejar a un lado la comida porque… está claro por qué, ¿no? En fin, vamos allá.

– La espontaneidad, en general. O dicho de otra manera, poder quedar con mis amigos de un día para otro, sin tener que pedir cita con un mes de antelación. Y es que, en Suiza, ya sea para quedar con compatriotas españolas, expats de otros lares o suizos, la norma general es avisar con semanas de antelación. Si no lo haces todo el mundo tendrá planes. Igual que los tienes tú mismo cuando llevas un tiempo viviendo aquí. Dinámica infernal.

– Los horarios de tiendas, bares y restaurantes. Ya sé que todo el mundo tiene derecho al descanso, que el horario comercial suizo favorece la conciliación de la vida profesional y personal, que es una maravilla salir del trabajo a las 5 de la tarde… pero los fines de semana echo de menos poder salir a comer algo a las 4 de la tarde, cenar a las 11 de la noche, tomarme después unas cañas y acostarme a la 1 (esto último lo sigo haciendo, madrugue lo que madrugue). Si pienso en ello de manera racional, el horario suizo es mejor a todas luces pero el español te deja esa libertad creativa que favorece la espontaneidad, algo que aprecio y añoro.

– Tener lavadora en casa: la madre del cordero. Si me leéis desde España quizá este punto no os diga mucho pero si lo hacéis desde Suiza estoy segura de que os llegará al corazón. ¡Qué no daríamos por tener lavadora en casa y no depender de un calendario para lavar y secar nuestra ropa! Es de todo menos práctico, especialmente en determinadas situaciones. Por ejemplo, si viajas mucho por trabajo, tienes niños o te viene mal lavar los martes por la mañana (mi turno… que no siempre me viene bien y que, en cuanto empiece a trabajar, me irá FATAL). La verdad, no entiendo cómo para los suizos es más importante tener lavavajillas que lavadora en casa. Que alguien me lo explique.

– Madrid: aunque no nací en esta gran ciudad he vivido los últimos 12 años de mi vida en ella y, por esto y porque sí, adoro Madrid. Y cuanto más tiempo pasa más la echo de menos. Por no poder disfrutarla a diario, como antaño, y porque ahora, cuando voy a Madrid, no siempre encuentro el momento para pasear por mis lugares favoritos. El tiempo es limitado y volver a ver a los amigos se convierte en una prioridad. Me queda el consuelo de que, al menos, visito mis bares favoritos. Varias veces 😛 Pero siempre me quedo con ganas de pasarme por el Palacio Real, los jardines de Sabatini, la Plaza del 2 de mayo y, por supuesto, mi querido Templo de Debod. Ainsssss (suspiros de España).

– Salir de fiesta un lunes de agosto y que haya sitios abiertos ¡y hasta gente! Creo que esto solo pasa en España y, francamente, es maravilloso y sintomático del estilo de vida que llevamos en nuestro querido país. Mi padre siempre decía que no deberíamos limitar nuestras ganas de salir a un momento determinado de la semana. Sí, mi padre molaba un montón. Pero además tenía razón: ¿Por qué tenemos que salir los viernes y sábados? ¿Y si me apetece salir un lunes? Puede que a alguien no le importe ir al trabajo habiendo dormido dos horas o puedes estar de vacaciones y querer aprovechar al máximo cada momento, como es mi caso. Si tu filosofía de vida es ésta, Madrid es tu ciudad. Y si vives en Suiza lo echarás de menos tanto como yo.

Obviamente, insisto, lo que más añoro por encima de todo es a mi gente. A mi madre, mi hermana, mi abuela, mi tía, mis primos, mis amigas (¡esas Maris!) y mis amigos. Afortunadamente, hasta el momento, nos vemos mucho.

Pero no nos pongamos lacrimógenos. ¿Y vosotros? ¿Qué echáis de menos de nuestra querida España? Seguro que con pensar un solo minuto se os ocurren miles de cosas pero… ¿Cuáles de ellas destacarían por encima del resto?

¡Feliz semana!

PD. Varias personas manifestaron no estar de acuerdo con lo expuesto en el post anterior. Lógico y normal. Solo recordar que esta es solo mi opinión, fruto de mi experiencia y percepción personal, y que no es extrapolable absolutamente a nadie. Todo tiene su lugar y su momento, antes y después. Y este es solo un trocito del mío. ¡Gracias!

Anuncios

4 pensamientos en “5 cosas que echo de menos de España cuando vuelvo a Suiza

  1. Estoy de acuerdísimo en el punto: echar de menos a la familia-amigos y en el 3. No tener lavadora propia. Qué se le va a hacer! Lo de los horarios, y lo de tener que llevar una agenda, no lo llevo tan mal….
    Y por supuesto tu blog es tuyo, y por ende tu visión, tu opinión, tus vivencias, es TUYO. No todos pasamos por el mismo proceso, ni las mismas experiencias, pero fue genial ver que se creaba un debate con tantos comentarios en tu otra entrada… Eso significa que tu blog lo lee mucha gente!!!!
    Un saludo

  2. Soy una afortunada con la lavadora y secadora porque tengo en casa. Empiezan a ponerlo en los edificios nuevos en Zurich. Coincido totalmente en lo de la espontaneidad y los horarios. Añado las pescaderías… Hecho de menos comprar unos boquerones frescos para la cena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s