5 años en Suiza

El pasado domingo se cumplieron 5 años desde que llegué a Suiza. Acompañada de mi recién estrenado marido, tras varias semanas de luna de miel de ensueño y en un coche lleno de cajas y maletas, recorrimos la distancia que separa Talavera de la Reina de Uzwil -que a algun@s os sonará de “1 franco, 14 pesetas”, preciosa película, muy recomendable-, en un viaje de dos días con parada en Montpellier para descansar. En total, más de 1.500 kilómetros y 22 horas atravesando España y Francia hasta cruzar la frontera suiza en las inmediaciones de Ginebra.

Aunque ha pasado tanto tiempo, recuerdo vivamente la emoción que subió conmigo al coche aquel día, los sentimientos encontrados ante el paso de habíamos decidido dar – la pena por alejarme de mi familia y amigos, y la alegría por empezar lo que para mi era una gran aventura- y las GANAS mayúsculas de llegar y estrenar una nueva vida.

Recuerdo a mi compañero de viaje, una persona a todas luces más prudente y comedida que quien escribe, intentando poner freno a mi ilusión desbocada, dejándome caer que todo iba a ir bien pero que no podíamos esperar un camino de rosas; que afrontábamos un gran cambio plagado de retos y obstáculos, y que los momentos difíciles llegarían; que surgirían problemillas que resolveríamos pero con los que tendríamos que lidiar… Sigue leyendo

Anuncios

Septiembre, el mes de las obras (y el ruido) en Suiza

Amanece en Suiza.

Es septiembre, aún es verano, cantan los pájaros, brilla el sol y el día promete.

Frente a mi ventana, un amable señor poda a máquina los setos del jardín del edificio de enfrente. Otro amable señor hace lo propio con nuestros setos, ubicados justo bajo mi terraza.

En el apartamento de al lado, del que me separa una fina pared, las obras de reforma INTEGRAL siguen su curso. Empezaron el 3 de septiembre y acumulan más de 100 horas de taladro y mazo. No sabía que un piso tan pequeño podía dar lugar a tanto uso de taladro pero sí. 

Mientras tanto, una taladradora castiga la acera de una calle aledaña. Taca taca taca taca taca… Sigue leyendo

Cerrado por maternidad :)

Lo sé, lo sé, llevo un tiempo sin aparecer por aquí. Pero tengo una buena excusa 🙂 El pasado 26 de noviembre, mi pequeño polizón decidió darnos una gran sorpresa y nació 3 semanas antes de lo previsto, el mismo día que el embarazo llegaba oficialmente a término y más sano que un manzano.

El parto, aunque más largo que un día mes sin pan, transcurrió sin complicaciones y nuestro pequeño Rafa vino al mundo con 3 kilos de peso, los ojos bien abiertos y muchas ganas de un “piel con piel” que disfrutamos primero yo, como corresponde, y más tarde su papá, totalmente embelesados y felices cual perdices.

Tanto nuestro chiquitín como yo nos recuperamos rápidamente y a día de hoy nos encontramos muy bien, capeando el cansancio y el esfuerzo físico que conllevan estas primeras semanas y disfrutando junto a marido de la probablemente infinita tarea de conocernos y entendernos, además de querernos cada día más y mucho, muchísimo. Sigue leyendo

Nuestro primer envío de cajas de España a Suiza

Ya van 215 días / casi 8 meses de embarazo y, si en algo notamos que se acerca el momentazo gran-momento, además de mi prominente barriga, es en que todo el mundo nos pregunta eso de “¿qué? ¿ya lo tenéis todo?”.

Y es que amig@s, como bien sabéis los que sois mamás y papás, la llegada de un bebé implica muchas cosas, por no decir muchas COMPRAS. Pero muchas. Desde el carrito de paseo hasta la sillita para el coche, pasando por la mochila de porteo, el cambiador portátil y la almohada de lactancia. Y me quedo corta.

Por eso cuando familiares y amig@s se lanzaron a ofrecernos todo tipo de artículos y ropita para el bebé en régimen de préstamo y/o préstamo indefinido no pudimos más que alegrarnos, no sólo pensando en el ahorro que nos iba a suponer sino también en las tardes de shopping de las que me iba a librar. Y es que nunca me ha gustado ir de compras, y menos en alemán. Sigue leyendo

Embarazada en Suiza II: elección de pediatra, matrona y hospital

Y ya van 185 días. O 26 semanas y pico. O 6 meses y medio, como siempre me juré que respondería cuando me preguntaran (seamos realistas, ¿quién calcula el tiempo en semanas?). Como lo queráis ver, a casi 3 meses de obtener el título oficial de “mamá”, me encuentro bien, los días se me siguen pasando en un abrir y cerrar de ojos, estoy disfrutando bastante de cada nueva experiencia y, junto con marido, seguimos descubriendo los intríngulis típicos del proceso.

Por hacer un update a nivel médico -que quizá agradezcan futur@s mamás y papás en Suiza-, sigo acudiendo a mi ginecóloga cada 3 o 4 semanas para someterme a un análisis de sangre y orina, control de tensión y peso, turno de preguntas y respuestas, y la ecografía para hacer las mediciones correspondientes y ver cómo va nuestro peque (lo más emocionante de todo!!!).

Leer “Embarazada en Suiza I: primeros pasos”

Además, como corresponde a estas alturas del embarazo, hace unos días me sometí a la prueba de glucosa, por la cual determinan si una sufre diabetes gestacional o no resultó ser la terrible experiencia que algunas personas me habían relatado: las extracciones de sangre son normales y corrientes, el agua con azúcar que hay que ingerir es perfectamente tolerable y lo más incómodo del test es la espera, así que podéis estar muuuuy tranquilas. Sigue leyendo

Lo mejor y lo peor de vivir en Suiza (II)

Y hasta aquí llegó el positivismo. Si la semana pasada hablábamos de lo mejor de vivir en Suiza… esta semana las casas de chocolate se han fundido y los unicornios coloraos han resultado ser una alucinación. Porque la vida en Suiza es bonita… pero no tanto como la pintan. Como cualquier otro lugar, también tiene sus sombras.

Sin más, sean tod@s bienvenidos al museo de los horrores suizos… muajajajajá (risa malvada):

1. El coste de la vida: la primera en la frente. Suiza es caro, en algunos aspectos muy caro. Por mucho que los sueldos sean buenos (que no todos, y siempre en función de nuestras circunstancias personales) y el nivel de vida sea superior al de otros países, nos seguimos horrorizando cada vez que vamos al supermercado, a comprar un billete de tren o avión (las tasas aeroportuarias ponen los tickets por las nubes) o al médico, que esto sí que duele… y más a los españolit@s. Sigue leyendo

Sobre la última campaña xenófoba del SVP (RP)

La última campaña del SVP con motivo del referéndum para decidir si se da nacionalidad o no a la tercera generación de una familia inmigrante en el país  -y publicitada con ese cartel de la vergüenza que muestra a una mujer en burka en representación de un peligro para la sociedad- está en boca de todos.


*¿Nacionalizar de forma descontrolada? No a facilitar la nacionalización

Esto es algo que hay que concederle a la derecha suiza: son unos expertos en “marketing del terror”, una modalidad de mercadeo basada en mostrar una visión distorsionada de la realidad y tomar la parte por el todo con el objetivo de infundir miedo en la población e influir en su voto. Sigue leyendo

Mi experiencia en un campo de tiro: disparando por primera vez

img_5620-copyNunca me han gustado las armas. Puede que esta declaración os resulte extraña considerando que voy a contaros mi experiencia disparando un arma de fuego por primera vez, pero siempre he sido muy de probarlo todo.

Por eso cuando marido me propuso ir a un campo de tiro para disparar con uno de sus compis de trabajo, aficionado a las armas y socio de un club de tiro en Sankt Gallen, acepté sin pensarlo demasiado. Buena o no tanto, sería una nueva experiencia y una gran oportunidad para conocer de primera mano la cultura de las armas que impera en Suiza (e intentar entenderla, de paso).

Dicho y hecho, pusimos fecha a la cita y el día elegido nos encontramos en la puerta del campo de tiro. Lo primero que me sorprendió al llegar fue el ambiente “bélico” de la recepción, que dejaba muy claro donde estábamos y a qué habíamos venido: además de un mostrador con munición para invadir Austria, en la misma entrada había un cañón del tamaño de una vaca suiza. Y eso, lo admito, me puso un poco nerviosa. Sigue leyendo

2017: el año que disfrutamos intensamente

capture-2Querid@s amig@s… Feliz Año Nuevo!!!

Puede que el título de este post os resulte algo chocante. Soy consciente de lo osado que resulta hacer balance de un año que acaba de comenzar, pero el Año Nuevo me ha pillado positiva y dispuesta a cumplir el que va a ser mi principal objetivo: disfrutar intensamente.

Porque es la mejor manera de encarar este año, y porque al final de cada año es lo verdaderamente importante y “lo que nos queda”, desde hoy y hasta Nochevieja de este 2.017 me propongo y os propongo que intentemos ser más conscientes de todo lo bueno que tenemos en nuestras vidas, que capeemos los temporales poniendo “al mal tiempo, buena cara”, y que disfrutemos al máximo los buenos momentos, cada lugar que habitemos y/o visitemos y, sobre todo, de cada persona con la que nos crucemos en el camino.

Personalmente, para mi 2.016 ha sido un muy buen año. Un año que voy a recordar con mucho cariño y que hasta voy a echar un poquito de menos. Un año intenso que ha volado, tan rápido que me ha dejado la sensación de no haber tenido tiempo de saborear tantos buenos momentos. Por eso y todo lo anterior, mi propósito de cara a este año es principalmente disfrutar más los mejores momentos. ¿Os apuntáis al reto? Sigue leyendo