Un sueño y tres consejos para conseguir trabajo (en Suiza o en cualquier parte)

lo-imposible-solo-tardaSoñar despierto es una de las habilidades más maravillosas que posee el ser humano, desde mi punto de vista solo superado por la capacidad de soñar dormido y poder recordar con claridad lo soñado.

Incluso en la peor de las pesadillas, nuestros sueños nos regalan la posibilidad de viajar a lugares en los que jamás hemos estado, de abrazar a quien hace tiempo no vemos, de volar… y, en general, de revivir algo que nunca ha sucedido. Un regalo que nos hacemos a nosotros mismos cada mañana al despertar y que muchas veces, atrapados en la rutina de lo cotidiano, no nos detenemos a valorar lo suficiente.

Freud mantenía que la función principal de soñar es la de satisfacer nuestro deseos. En nuestros días coexisten decenas de teorías sobre por qué soñamos. Pero los expertos no parecen ponerse de acuerdo. Una de las últimas líneas de investigación apunta que la función del sueño es ayudarnos a resolver problemas.

Yo no soy experta en sueños, pero estoy segura de que cada uno encierra varias explicaciones de por qué soñamos y para qué sirven los sueños.

Mi sueño

Por ejemplo, hay sueños que satisfacen nuestros deseos al tiempo que nos ayudan a reflexionar, a buscar solución a un problema e incluso a aprender algo nuevo. Son los “sueños útiles”, aquellos que merece la pena apuntar en una libreta y recordar para siempre.

Hace algunas noches tuve uno de esos sueños. Lo primero que recuerdo con claridad es que paseaba por una ciudad en ruinas -que interpreto como una triste metáfora de la situación económica de mi querida España- con una persona que he conocido hace poco, que ha venido a Suiza en busca de un futuro mejor y que está buscando trabajo sin éxito desde hace tiempo.

En este contexto, marcado por el desánimo y la frustración, empezamos a charlar en busca de posibles soluciones y en un momento dado ofrezco a esta persona tres ideas o consejos que hoy quiero compartir con todos vosotros, estéis buscando trabajo o no.

Tres consejos para encontrar trabajo

Aviso: estas tres ideas no tienen que ver con cómo hacer un buen CV o carta de motivación, con las listas de las ETTs a las que os podéis dirigir en Suiza o con cómo afrontar una entrevista de trabajo. Sobre esto ya se han escrito miles y miles de libros, páginas en revistas especializadas y post en blogs que podéis encontrar fácilmente en Google.

Estas tres ideas en realidad son de todo menos técnicas. A decir verdad, son más mundanas que otra cosa. No tienen nada de excepcional o novedoso, pero su combinación las hace lo suficientemente buenas como para ponerlas en valor y compartirlas con vosotros:

1. HAZ AMIGOS o, cuanto menos, conocidos. A unos os parecerá obvio y a otros oportunista, pero la realidad es que el boca –oreja es el medio más efectivo para encontrar un trabajo desde que el mundo es mundo. En mi sector, por ejemplo, solo un 5% de las ofertas de trabajo ven la luz en páginas de búsqueda de empleo. Cuantas más personas conozcas y más personas estén al tanto de tu situación, más oportunidades tendrás que acceder a oportunidades laborales. Por supuesto, esto no va de acercarse a otras personas movidos solo por el interés. Esto va de aprovechar otra de las capacidades más importantes que poseemos como humanos y que nos ha traído hasta donde estamos: la capacidad de comunicación y de COOPERACIÓN. Acude a eventos profesionales o a quedadas de expatriados, busca en Twitter a personas que trabajen donde quieres y de lo que quieres trabajar y contacta con ellos, sin miedo. Sé activo y sé preciso. Te aseguro que un alto porcentaje estarán encantados de ayudarte 🙂

2. Analiza periódicamente lo que estás haciendo para encontrar trabajo y cómo lo estás haciendo. Si no funciona, CAMBIA ALGO. Lo que sea. Mejora el diseño del CV, da la vuelta a tu carta de motivación, haz un curso de jardinería a distancia o proponte ampliar tu círculo de amistades (esta última es mi favorita). Esta sencilla reflexión, que el amigo Albert Einstein puso sobre el papel y no sé en qué momento se coló en mi subconsciente, es una de las herramientas más útiles para encontrar trabajo y, en general, para resolver cualquier problema cuya solución se nos antoja imposible.

3. BE POSITIVE, MY FRIEND. Otra obviedad como un castillo y que en ocasiones requiere de un esfuerzo titánico, sobre todo en situaciones tan hostiles como puede ser la búsqueda de empleo. Aún así, desde mi punto de vista, ser positivo es algo a tener siempre muy presente. Trasladar una actitud positiva a nuestro entorno es fundamental para atraer oportunidades, especialmente laborales. Poner al mal tiempo buena cara no solo nos va a ayudar a cargarnos de energía positiva, a no desesperarnos y a seguir trabajando con ahínco para lograr nuestro objetivo. Ser positivos va a atraer a personas a nuestro lado, va a ayudarnos a ampliar nuestro círculo social (volver al punto 1) y va a suponer un gran cambio (volver al 2). Aunque a veces es inevitable, intenta dejar de quejarte, échale una pizca de sentido del humor al asunto y trata de desprender lo que es totalmente irresistible para potenciales contratistas y cualquier ser humano: ALEGRÍA y una actitud que diga “voy a comerme el mundo”.

Por supuesto, la aplicación de estos tres consejos no garantiza el éxito pero os aseguro, desde mi humilde experiencia personal, que la combinación de AMIGOS +  POSITIVISMO + ACTITUD DE MEJORA CONSTANTE es una fórmula cuasi infalible para encontrar trabajo y, en general, resolver cualquier otro problema o como poco sobrellevarlo.

Muchísima suerte a todos los que estáis buscando trabajo y sobre todo MUCHO, MUCHO ÁNIMO

Anuncios

6 pensamientos en “Un sueño y tres consejos para conseguir trabajo (en Suiza o en cualquier parte)

  1. Gracias chicas! Me alegro mucho de que os haya parecido útil, pero sobre todo de que os haya animado (aunque sea un poquito). Gracias también por compartir el post en Facebook, Verena 😉

  2. Hola! He llegado aquí por casualidad y me está gustando mucho tu página. Yo ahora mismo vivo en Milán y trabajo como au pair, pero obviamente no va a ser el trabajo de mivida! Tengo a mi chico viviendo en Ticino y no hago más que concentrarme en ver cómo lo hago para colarme en el mundo laboral suizo en cuanto acabe esta experiencia. Sinceramente, es útil leer estos “consejos mundanos” porque a veces pasas de la gran motivación, a la desesperación y de ahí a la dispersión…Así que voy a intentar seguirlos! 🙂

  3. Pingback: 2014: el año que vivimos (y sobrevivimos) en Suiza | Living la vida en Suiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s