Suiza y la afición a las armas de fuego

fotolia_1173555_xsMuy pocos lo saben pero Suiza es el país con mayor número de armas por habitante de Europa y el tercero a nivel mundial, sólo por detrás de Estados Unidos y Yemen. ¿Sorprendidos?

Pues así es. El país neutral y pacifista por excelencia, mediador en conflictos internacionales, es también uno de los grandes aficionados a la tenencia de armas de fuego y a la práctica de tiro, ya sea con una escopeta, una ametralladora… o incluso un cañón de los que salen en las películas.

Aunque no hay cifras oficiales (ya que en Suiza no es obligatorio registrar las armas de fuego que se tienen o se compran), se estima que actualmente hay unas 46 armas por cada 100 habitantes en Suiza, sin tener en cuenta escopetas ni pistolas de caza o para práctica de tiro deportivo.

En total, hablamos de unos 2,3 millones de armas en manos de la ciudadanía en un país que no llega a los 8 millones, aunque otras fuentes indican que la cifra podría incluso superar los 3 millones de armas. Telita.

Pero… ¿de dónde viene esta afición a las armas de fuego?

Según el historiador Josef Lang, “llevar un arma en Suiza ha sido durante mucho tiempo una cuestión de honor. Hace solo unas decenas de años, por ejemplo, solo los hombres armados tenían derecho a participar en las asambleas populares de su municipio o cantón”.

Eso explicaría la pasión del suizo medio por las armas y, más allá, su rechazo absoluto al requerimiento de registrarlas tal y como reclama la izquierda política del país desde hace años. Y es que, “pedir a los tiradores que registren sus armas es casi una afrenta, es como considerarles personas dudosas”, afirma Lang.

Dejando a un lado la afición y la herencia cultural, la explicación a la tenencia de armas en Suiza reside en la propia organización del Ejército, compuesto por un 5% de militares profesionales y una “milicia” de ciudadanos de 20 a 42 años. Y es que, hasta esa edad (cuando pasan a formar parte de la reserva), los soldados en activo guardan las armas que les entrega el Estado en sus propias casas, rifles de asalto incluidos. Además, una vez acabadas sus obligaciones militares los suizos tienen la opción de comprar las armas por un precio ridículo. ¿Cómo resistirse?

2

Intentos (y fracasos) de la izquierda de regular la tenencia de armas

En 2007, las asociaciones de víctimas de armas de fuego y de defensa de los derechos humanos, el grupo “Por una Suiza sin Ejército”, los sindicatos y los Verdes lanzaron una iniciativa popular para limitar el acceso a las armas. Finalmente, el referéndum se celebró en 2011 y el resultado no dejó lugar a dudas: el 56,3% de los votantes se manifestaron en contra del control y la regulación.

Y es que, como bien sabemos, a los suizos no les gustan los cambios… y menos los que atentan contra lo que consideran herencia cultural, derecho adquirido o tradición. En su favor juega el hecho de que Suiza es uno de los países con menor indice de criminalidad del mundo also… ¿por qué regular lo que parece que no necesita ser regulado?

Con mayor control o con menos control, lo cierto es que obtener el permiso para tener un arma en Suiza es muy sencillo. Según he podido leer en el blog Tiro Olímpico en Suiza, solo hace falta ir a la policía, tener un permiso de residencia en vigor (a partir del B), presentar un certificado de no antecedentes penales y pagar 50 CHF para hacerte con tu permiso para tener armas para toda la vida.

La cara oscura: muertes provocadas por armas de fuego desde 1.995 en Suiza

Independientemente de nuestra postura al respecto, lo mejor para poder valorar el resultado de la libre tenencia de armas y la necesidad de controlar la la misma es tirar de estadística y conocer la peor cara de esta realidad: las muertes causadas por armas de fuego en Suiza en los últimos 20 años, aproximadamente.

Si atendemos a la cifra de homicidios, la primera conclusión es que la mitad de los mismos se llevan a cabo con un arma de fuego (aunque lo más llamativo sin duda es el descenso en la cifra de homicidios, que es otro tema).

  • 2011: 46 homicidios, 22 perpetrados con arma de fuego
  • 2001: 86 homicidios, 40 perpetrados con arma de fuego
  • 1997: 87 homicidios, 60 perpetrados con arma de fuego


grafico-armas-1

En cuanto al número de suicidios, se observa que entorno a un 20-25% de los suicidios se cometieron con arma de fuego y que, al igual que ha ocurrido con la cifra de homicidios, el total ha descendido significativamente en los últimos 20 años:

  • 2011:1.034 suicidios, 210 cometidos con arma de fuego
  • 2001: 1.331, 349 cometidos con arma de fuego
  • 1995: 1.419, 392 cometidos con arma de fuego

grafico-armas-2

Por supuesto, si comparamos estas cifras y el porcentaje que representan las armas de fuego en estos sucesos con las que se registran en Estados Unidos (de Yemen mejor no hablamos), la conclusión obvia es que en Suiza las armas de fuego no son un problema y, de hecho, cada vez son menos un problema.

Lo que no es posible saber es cuantas muertes se evitarían si las población civil no tuviera armas o si estas estuvieran registradas, pero probablemente no hay respuesta para esta pregunta.

Como sea, ahí están las cifras y corresponde a cada uno valorar la realidad en su medida y tomar una decisión en relación a sus valores, como todo en la vida.

Dicho esto, ¿conocíais esta realidad? ¿qué os parece el grado de tenencia de armas de fuego en manos de la población? ¿seríais partidarios de tomar alguna medida o dejaríais las cosas como están?

Anuncios

11 pensamientos en “Suiza y la afición a las armas de fuego

  1. Hola Sara!
    Me encanta leerte! Solo decir que los militares se llevan las armas a casa, pero no las balas. Mi pareja tuvo que hacer el servicio militar obligatorio hasta que tuvo 31 años. Siempre traia de vuelta la pistola, pero salen sin balas a la calle. O sea que en verdad cuando los vemos en la calle, en los trenes… Van sin cargamento digamos… Es más bien, algo visual!
    Saludos y sigue deleitandonos!

    • Hola Lola!
      Gracias por compartir tu experiencia 🙂 Lo cierto es que el que vayan por ahí sin balas y tampoco las tengan en casa da tranquilidad, pero al final el vecino de al lado puede estar armado hasta los dientes así que da un poco igual, jajaja! Mi marido tiene un compañero de trabajo que fabrica su propia munición, no te digo más. Estamos rodeados de frikis de las armas! Pero en vista de los datos de criminalidad podemos estar tranquilos. Esperemos que eso sea así por muchos años!
      Aprovecho para invitarte a suscribirte al blog y a seguir compartiendo tu punto de vista, que me hace muy feliz leeros 🙂
      Un saludo y gracias,
      Sara

  2. Hola! Me encanta este blog y me parece increíble la cantidad de información que eres capaz de recopilar y explicar tan bien! Mi novio (alemán, residente en suiza) me había explicado lo de la legalidad y me dejó alucinando además de bastante asustada. Pero bueno, si la cosa no es para preocuparse, pues mejor… Personalmente, preferiría más control….

    • Hola Pilar!
      Gracias por tu comentario 🙂
      Yo también sería partidaria de algo más de control, pero al menos en este país podemos decir que la posesión “libre” de armas no es sinónimo de violencia o altos índices de criminalidad. Esperemos que sea así por muchos años!
      Te animo a suscribirte al blog y seguir compartiendo tu opinión, que me encanta leeros 🙂
      Un saludo,
      Sara

      • La verdad es que hace tiempo que estoy suscrita! Ya puedes estar orgullosa de tu blog, tiene montón de información súper útil y muy interesante!! Un saludo, Pilar

  3. Hola Sara, me llamo Jorge y acabo de suscribirme a tu blog, lo encuentro interesante sobre todo con este post dedicado al tema de las armas en Suiza, salgo al paso del anterior comentario que le dedicas a Lola, debo suponer que tengo que incluirme en el grupo al que denominas “frikis”, siempre que yo pueda recordar, he sido y soy un admirador de las armas, principalmente por la belleza del diseño, el ingenio de la construcción de sus mecanismos, el acabado final para su presentación y como ex deportista practicante, entrenador, arbitro, directivo y fundador de club, debo reconocer que por mis venas circula algún porcentaje de pólvora, como muy bien apuntas en tus disertaciones, esta debilidad mía por las armas, de ninguna manera es sinónimo de que mi personalidad sea violenta ni beligerante, sino mas bien tengo asumido un gran respeto por las armas, como anécdota te explico que en mis tiempos, en nuestro mundillo del tiro olímpico, siempre comentábamos con gran emoción, cuando se daba la novedad, si alguno de nosotros había podido viajar a Suiza, nosotros siempre decíamos, fulano está en “Tierra Santa”, de esta forma calificábamos enalteciendo la posibilidad de visitar Suiza, considerada como el “paraíso” de cualquier aficionado al mundo de las armas y todo lo relacionado con las mismas.
    Abundando en el terreno de la información, los aficionados y practicantes de algunas modalidades de tiro deportivo, muchos de ellos, por motivo de rentabilizar costes, solicitan la autorización pertinente para recargarse los cartuchos que necesitan para sus entrenamientos y competiciones, las armas solo tienen dos enemigos, el óxido y los políticos, por otra parte decía un buen amigo mío, jefe de una intervención de armas de la Guardia Civil, “lo que carga el diablo son las escobas”, haciendo alusión directa a la maniqueada frase que “las armas las carga el diablo”, el peligro jamás es el arma como objeto inerte, sino mas bien la persona que la maneja.
    Suiza sigue siendo la ilusión de momento inalcanzable desde el punto de vista de los aficionados a las armas.
    Por último te agradeceré la información que puedas comentar con respecto a las normas establecidas y puestas en practica en la faceta de la docencia de los niños suizos con problemas de comportamiento, enseñándoles y acostumbrándoles a la practica del tiro neumático, el cual viene demostrando ciertos beneficios sobre todo en la faceta de concentración.

    • Hola Jorge,

      Muchas gracias por tu comentario! Es un placer contar con la experiencia de una persona que, como tu, puede aportar conocimiento y su punto de vista personal y “directo” sobre el tema en cuestión.

      Lo cierto es que Suiza es un buen ejemplo de que las armas, por sí mismas, no causan ningún problema. Como bien dices, el problema es el comportamiento o conflicto interno de quien aprieta el gatillo y no en el arma en sí misma, como tampoco lo es la bala. El bajo índice de criminalidad del país deja claro que la tenencia de armas no controlada no es un problema, sino que son la falta de educación, formación, cultura… de las personas, o los conflictos de cualquier índole (como raciales, tal y como pasa en Estados Unidos), los que causan problemas.

      Hablando sobre este tema, una amiga me dijo que quizá lo que no favorecía en absoluto la libre compra de armas era a la alta tasa de suicidios que hay en Suiza, pero yo personalmente creo que quien quiere quitarse la vida tristemente encuentra la manera, con pistola y sin pistola.

      Si te ha gustado esta entrada te gustará otra que estoy preparando para contar mi experiencia en un campo de tiro. Así es! Al poco tiempo de llegar se presentó la oportunidad y, aunque he de reconocer que la idea me daba algo de miedo, no pude resistirme a probar y… bueno, ya leerás la historia completa en un par de semanas 🙂

      No me declararía una fan como tu pero he de reconocer que tirar por deporte tiene su puntillo (y si además tiene otros beneficios mejor que mejor).

      Un saludo y gracias!
      Sara

  4. Pingback: Mi experiencia en campo de tiro: disparando por primera vez | Living la vida en Suiza

  5. Hola, me ha encantado tu blog, y quería hacerte una pregunta, y entonces en Suiza no hay barrios chungos como las tres mil viviendas en Sevilla, o la Cañada Real en Madrid, donde te vendan lo robado, todos los barrios son ricos.

    • Hola Pablo!

      Muy buena pregunta! Me atrevería a asegurar que en toda Suiza no existe ni un solo barrio o zona al nivel de la Cañada, las Barranquillas o las Tres Mil de Sevilla. Vamos, ni parecido. En la zona alemana desde luego que no. Ginebra me dio otra sensación (es más habitual ver gente “rara” por las calles a altas horas de madrugada en el centro), pero no creo que exista ni por asomo algo similar a los barrios que has puesto de referencia.

      No es que todos los barrios sean ricos, simplemente son residenciales, de gente obrera (que también la hay, por supuesto) pero en los que no se da marginación social al nivel que conocemos en España.

      Un saludo y gracias por tu interés en mi blog 🙂
      Sara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s