Volver a Suiza después de vacaciones… y no querer volver!

577505ec5f578d40bef0bcb2da168bb2Dicen que para todo hay una primera vez y es una verdad como un templo. En mi caso, en esta ocasión, esta nueva “primera vez” se ha presentado con la vuelta a Suiza tras unos días en España, una vuelta que está siendo más dura de lo normal. “Siempre es duro volver a la rutina”, me diréis. Y así es. Pero cuando además volver a la rutina implica despedirse de familia y amigos con los que has estado tan ricamente por tan breve espacio de tiempo… la penita es mayor y dura más.

La cuestión es que es la primera vez que, al acercarse el momento de coger el avión para volver a “casita”, no es que no tuviera ninguna gana de volver, no. Es que me habría abrazado lloriqueando y pataleando a un asiento de la sala de embarque para no embarcar. Y mientras me encaminaba hacia el avión por el finger solo podía pensar “no me quiero ir, no me quiero ir” en una suerte de bucle al más puro estilo “Krusty vendrá” que daba el mismo miedo o más.

Una vez en el avión pensé “bueno, esto está hecho, punto pelota”. Pero no. La mente es traicionera y al aterrizar me giré y le dije a mi churri: “es la primera vez que me pasa pero lo tengo claro: no – quiero – estar – aquí“. A ver, dígame usted, ¿por qué me tengo que quedar yo en este país… si no quiero?”. Y acto seguido un pequeño pero molesto sentimiento de pánico se apoderó de mí: “¿y si esto NO SE ME PASA?”. ¿Será el fin de la aventura suiza? ¿Donde quedó la Sara que decía “uy, yo me puedo quedar allí tranquilamente, se vive fenomenal, cuando voy a España acabo harta y solo quiero volver a mi casa”?

147“Mi casa”. Ese término tan concreto como relativo. Porque yo ya vengo de mi casa, precisamente. Y más que de mi casa, de casa de mi abuela (como mi casa-casa, o más), de pasar una semana con mi madre, mi hermana, mi tía, mi prima, mi misma abuela (sí, en mi casa somos como en “La Casa de Bernarda Alba”, todo mujeres) y mi primo, único representante masculino del clan Flores. Y si vengo de mi casa… ¿a dónde se supone que estoy yendo de vuelta? ¿Dónde está ahora “mi casa”?

Al llegar a casa (que sí, que seguía siendo “casita”) el sentimiento se desasosiego se aplacó un poco pero yo ya había tomado una decisión y así se lo comuniqué a marido: “tengo que volver a conectar con este país: el finde que viene hay que aprovecharlo a tope para visitar un lugar bonito, hacer algo chulo, quedar con amigos y recordar todo aquello que me hace tan feliz y que ahora mismo no puedo ver”. Y el pobre, que ya me conoce y sabe que soy de un impulsivo que agota a cualquiera, solo me dijo: “claro que sí, haremos algo muy chulo y verás como esto se pasa”. Así da gusto!

Como además de impulsiva soy impaciente, y encima volvimos a casa el 1 de Agosto, Día Nacional de Suiza, sin perder un minuto eché un vistazo a la web del Ayuntamiento de Winterthur y propuse a marido que fuéramos a ver los fuegos artificiales con las bicis. Y allí estábamos el par de dos: reventados después de la espera, el vuelo (que salió con una hora de retraso), de deshacer maletas y demás… dispuestos a coger las bicis para disfrutar de los fuegos.

Y he de decir que fue una estupendísima idea 🙂

20160801_222333

Razones para el ataque de morriña depresiva post vacacional

Han pasado 2 días (que sí, que no es mucho, pero la paciencia no es mi fuerte) y aunque el sentimiento sigue ahí se ha mitigado y mucho. Es más, incluso he tenido ganas para reflexionar un poco sobre el por qué de este ataque repentino de morriña cuando acabo de pasar una semana con mi familia y amigos. ¿A qué viene eso de “no quiero estar aquí”, si estaba yo tan contenta de estarlo?

Una semana con la familia en casa de la abuela… pone tiernito hasta a Leónidas el de 300. El pueblo es lo que tiene: se duerme de maravilla, está la familia, la piscina y el barril de Mahou funcionando 24 horas para huir del calor, las ligas de mus y futbolín, las siestas, las comiditas de mamá (y de mi tía, que también cocina de maravilla), las risas con los primos, las charletas con la hermana… pero cómo no voy a echar eso de menos! Desde el primer segundo, oiga. Viva aquí, en Madrid o Pekín.

bne14w (1)Este verano en Suiza está siendo una  caca de vaca. De vaca suiza. Perdonadme que sea tan explícita pero vaya veranito. Con razón el Böögg anunció que sería el peor verano de la historia. Siempre decimos que se equivoca pero este año lo ha clavado, eh? Llueve cada 2×3, hace fresquito… esto ni es verano ni es na. A mi al menos me afecta y mucho. ¿Cómo voy a querer volver a un país donde el verano… no es verano?

– Ya llevo casi 3 años aquí. El factor “sorpresa” casi ha desaparecido. Ahora diviso los Alpes desde el avión y pienso “anda, los Alpes… otra vez” y vuelvo a mirar la revista de turno. Antes no cabía en mi de la emoción y me pasaba el vuelo haciendo fotos que salían fatal. Y así con todo lo demás. Es normal, forma parte del proceso de adaptación, con sus cosas buenas y no tan buenas. Como ésta.

– Uno vuelve a la rutina. Y esto no tiene nada que ver con ser o no emigrante. El fin de las vacaciones es un pequeño drama para todo el mundo porque, seamos sinceros, ¿a quién demonios le apetece volver a la rutina??? Que le den a la rutina, hombre ya…

– Uno vuelve a una casa en las peores circunstancias, con el síndrome NEVERA VACÍA en el primer lugar de la lista. Uno llega de viaje, está muy cansado como para hacer compra y/o cocinar… y en el frigo no hay ni un quesito de “la vaca que ríe”. No me digáis que no es para echarse a llorar. Menos mal que nos trajimos jamón del pueblo y pisto de mi abuela y apañamos una cena estupenda.

Moraleja y trucos para combatir la morriña depresiva post-vacacional 

La moraleja en este caso está clara: “donde esté el jamón del pueblo que se quite la raclette”. Porque podemos estar más contentos que unas pascuas pero cuando uno vuelve a “casa”, a esa casa de toda la vida, con la familia… vuelve atrás en el tiempo, revive momentos del pasado, despierta la añoranza y lo valora mucho, mucho. Sobre todo si uno vive “fuera”. Y eso vale más que todo el -delicioso- queso fundido del mundo.

Pero, ¿qué podemos hacer para llevar mejor la vuelta cuando “pega duro”?

  1. Lo primero: relativizar, que viene bien para todo. Dejemos pasar unos días, no nos fustiguemos en caliente. Con perspectiva se ve todo mejor. Además, en esos días volveremos a conectar con nuestra vida suiza, con los amigos de aquí, con todo aquello que nos gusta… y será más fácil asimilar que pasará un tiempo hasta que volvamos a ver a la family.
  2. Lo segundo: no te quedes en casa lloriqueando y haz como yo al ir a ver los fuegos del 1 de agosto. Aprovechar cualquier oportunidad de ocio / diversión a nuestro alcance nos ayudará a levantar el ánimo y volver a valorar todo lo bueno que ofrece este gran país.
  3. Y si lo anterior no funciona o hay algún problema extra añadido… pongamos en marcha mi plan para volver a enamorarse de Suiza en 10 cómodos pasos. No falla, os lo prometo 😛

Si aún así pasado un tiempo prudencial la morriña se acentúa y uno no acaba de ver claro su futuro en Heidiland… yo lo tengo claro, es hora de “volver a casa”. Pero tranquilos, que para eso todavía me queda mucho tiempo. O eso creo 🙂

¿Y a vosotr@s? ¿Cómo os afecta la vuelta a casa después de pasar unos días en España? ¿Os pasa como a mi? ¿Hubo una primera vez? ¿Os sorprendió el sentimiento? ¿Y cómo lo superasteis? Venga, no seáis tímidos que estoy deseando conocer vuestra experiencia.

Y a los que seguís de vacaciones… APROVECHAD, MALDITOS, APROVECHAD

Disfrutad tod@s, estéis donde estéis… y llueva o haga sol 🙂

Anuncios

24 pensamientos en “Volver a Suiza después de vacaciones… y no querer volver!

  1. Hola Sara! Yo acabo de llegar a Suiza después de 5 semanas por España. No había ido desde octubre y me dio pena irme de Suiza!! Y al llegar a Zaragoza morriña de Suiza!!! Que pasada!! Echaba de menos hasta el ruidito que hace el bus😂. Y después de 5 semanas entre Zaragoza y Pirineo, donde tantos recuerdos tengo con familia, amigos y mis 2 cachorritas me he vuelto sin ninguna pena😳, 5 semanas es lo que tiene, cunden mucho!! Como mi bebe todavía no tiene ni 5 meses no me planteo todavía buscar trabajo.
    Antes comentaba con mi marido que este año en Suiza ha sido genial, llevo de tiempo como tu, y siempre muy bien pero este año no se si por vivir aquí el embarazo y parto de mi segunda hija, por tener ya muchos amigos, por hablar francés… Que aquí me siento muy muy en casa!! Ojalá dure!!
    Eso si, aunque me gusta mucho la raclette es incomparable al jamón!! Nosotros nos hemos traído una buena maza!!
    En una semana se te ha pasado la morriña seguro.
    Un beso, Marta

    • Hola Marta!
      Me alegro mucho de que hayas tenido tan buen año y que estés tan contenta. Motivos se ve que no te faltan! 🙂
      La verdad es que poder disfrutrar de 5 semanas de vacaciones de verano es una suerte, qué envidia!!! Aprovecha antes de volver al trabajo porque luego… se acabó lo que se daba, jejeje! Y eso que yo no me puedo quejar, tengo más vacaciones de lo que es habitual. Pero aún así siempre se me quedan cortas entre viajar y visitar a la familia. Siempre acabo el año apurando días libres y haciendo cábalas para estirar las visitas.
      En fin, a ver si el año que viene me lo monto mejor y en vez de una semana, que me ha sabido a poco, me puedo escapar dos.
      Sigue disfrutando del verano!
      Un beso,
      Sara

      PD. Por cierto, estamos organizando con la AMES una visita al CERN de Ginebra para el 13 de septiembre. No sé si estás en la Asociación ni si te interesa, pero si me animo a ir espero que podamos vernos! Guardo muy buen recuerdo de nuestro primer encuentro 🙂 Un abrazo!

      • 5 semanas cunden muchísimo! Estoy aprovechando al máximo no trabajar, después de tantos años currando es brutal. Además yo tengo la suerte de que mi familia viene muchísimo a vernos, pero mucho! No me da tiempo a echar de menos a mis padres, es fácil y barato tanto en avión como en coche. Y con mis amigos gracias a internet la comunicación es muy fluida. Hace 15 años, cuando mi marido se fue a vivir fuera no era así y se nota!
        También en mi caso influye que al llegar a Zaragoza no puedo echar de menos la rutina que tenía que era mucho trabajo y sin hijas. Y ese trabajo que tenía, que me costo mucho conseguir y mantener de un día a otro desapareció, lo que facilita el marcharte… Viviendo en Zaragoza tendría morriña de esa vida… Aquí no😜
        Y donde nosotros vivimos Montreux-Vevey creo que es de los lugares donde mejor tiempo hace de Suiza!! Es como un microclima, eso influye muchísimo, bastante sol y calorcito. Aunque mas lluvia que Zaragoza que es casi como un desierto…
        Sigo en AMES, me encantaría ir en septiembre pero nos cambiamos de casa justo esos días e imagino que mudanza hecha por nosotros mas niñas no se si podré!

    • Hola Marta! Yo también son una mamá de Zaragoza que está pensando emigrar a Suiza, ¿puedes darme un contacto para preguntarte algunas dudas? Gracias!!

  2. Hola Sara!!Qué buen post!Justo he tenido ese mismo sentimiento recientemente, con el ‘runrun’ posterior que eso conlleva, claro. Yo vivo en París y he vivido bastante por Europa (aunque en Suiza todavía no), pero siempre me había ido tan contenta, hasta dando brincos, diría yo. Por eso, cuando, en el aeropuerto, el fin de semana pasado, después de pasar sólo 4 días en casa, se me caiían las lagrimillas y un montón de preguntas del estilo ‘¿por qué me voy?,¿de verdad me merece la pena?’ y sus derivados me cruzaron por la mente casi entro en un ataque nervioso, pero bueno, como tu dices, en dos días se ven las cosas con más perspectiva y ¡las ganas vuelven!, aunque como la comida de ‘CASA’ no hay otra 🙂 ¡Ánimo con la morriña! Un abrazo!!Miriam

    • Hola Miriam,
      Me alegra saber que no soy la única que tiene esta clase de sentimientos 🙂
      La verdad es que me ha sorprendido porque hasta el momento siempre había vuelto feliz y contenta, pero esta vez ha sido diferente. Es cierto que según van pasando los días las aguas van volviendo a su cauce pero ahora… me da miedo volver de visita y no querer irme, jajaja! Imagínate, qué drama…
      En fin, seguro que es algo puntual que, si se repite, ya no me pillará por sorpresa. O sí. Esto de vivir fuera es una aventura sin fin (emocionante y agotador al mismo tiempo, verdad?).
      Gracias por compartir conmigo tu experiencia y por los ánimos.
      Un beso de Zürich a París!
      Sara

  3. Yo lo que pienso es que las aventuras pasan fuera de la zona de confort pero para vivir la rutina, como decía Dorothy en la película del Mago de Oz: “se está en casa mejor que en ningún sitio”. Por lo tanto, yo que te entiendo perfectamente, creo que solo tenemos dos opciones: seguid haciendo de nuestra experiencia en el extranjero una aventura constante y luchar por romper la rutina cada día o volvernos a nuestra casa preparando un buen plan de retorno. No debemos conformarnos nunca con vivir una rutina aburrida y más si ésta se desarrolla lejos de los que más queremos. La vida es nuestra aventura al fin y al cabo y podemos vivirla desde donde sea ¿no? Al menos es mi parecer. No puedo dejar de sentirme muchas veces como Dorothy en esta escena que comparto a continuación, y reconozco que cada vez que voy a España me siento como pez en el agua y echo de menos la rutina que tenía antes allí. Pero tampoco la cambio por todas las experiencias vividas… así que en fin… te dejo el vídeo que me lío… que disfrutes mientras puedas y cuando no merezca más la pena, prepara un plan para volver al hogar (y la verdad que este verano en Suiza es una caca de la vaca si… jajaja): https://www.youtube.com/watch?v=RiuT3u0rWWA

    • Hola Carmencilla!

      Jo, gracias por tus palabras y por el vídeo. Me ha traído muy buenos recuerdos de infancia (me flipaba esta peli!).

      Es cierto que no hay nada como salir de la zona de confort para vivir aventuras, crecer a nivel personal y profesional, abrirnos puertas, acceder a oportunidades que de otra manera no sería posible acceder… pero hay que reconocer que después de un tiempo resulta AGOTADOR 🙂 Creo que ese es otro de los motivos por los que esta vez se ma ha hecho tan corto pasar solo una semana en España y por lo que me ha costado tanto volver. Llevo aquí casi 3 años y empiezo a acusar el cansancio que supone que hasta el gesto más cotidiano sea un reto (como ir al médico, discutir con un vendedor, intentar corregir una factura o hacer una gestión bancaria…) y que los retos no se acaben nunca. A esto se suma que yo misma no me ayudo a establecer una mínima zona de confort en mi nueva vida en Suiza y en cuánto salgo de una me meto en otra 🙂 Pero eso al final va en el carácter y es inevitable. Últimamente tengo varios temas en perspectiva que me tienen especialmente “en vilo” y habría necesitado una semanita más para recuperar un poco de equilibrio. Pero bueno, es lo que hay, ya pasará! De momento creo que me queda cuerta por aquí para rato.

      Y si vuelve a pegar la morriña… siempre podemos echarle la culpa a este maldito verano!!! jejejeje! A ver si lo que queda de agosto no vuelve a llover, por favor… 🙂

      Un besote,
      Sara

      PD. Por cierto, ENHORABUENA!!! 😉

  4. Hola Sara
    Yo algo que hago a la vuelta de vacaciones [para minimizar el daño] es, ya tener un plan montado con mis amigos Y hacer la compra online del supermercado, así me llega el mismo día que llego yo y listo 🙂
    [muy alemana y previsora me he vuelto].
    Un beso y ánimo con la vuelta.

    • Gracias Marta!
      La verdad es que hacer la compra online por adelantado es un puntazo, pero aquí no tenemos esa opción 😦 Es lo que tiene vivir en un país tan tradicional.
      A ver si al menos consigo organizar un plan con amigos porque hay tanta gente de vacaciones que ni eso, qué vida ésta!
      Como sea, sobreviviremos 🙂
      Un abrazo,
      Sara

  5. Como ya te comenté hoy yo pasé por ese sentimiento también cuando bajé a la terreta en Semana Santa porque fueron muy pocos días. A las próximas que hagas en la patria, tendrás que dedicar más días, y ya verás cómo no te sientes así.
    Y nada, siempre puedes quedar a comer con las amigas en el lago, o en el río, y eso son como mini-vacaciones, jajajaja.
    Un besote

  6. Yo aún estoy de vacaciones en mi país y con la sola idea de tener que regresar a Suiza deseo morir. Llevo en suiza 30 años… Y cada vez es peor!

    • Ay Verónica, no me digas! Espero que pronto encuentres una solución a esa situación, aunque después de tantos años aquí no debe ser fácil. Ánimo! Y disfruta mucho de tus vacaciones mientras duren 🙂

  7. Hola Sara , te entiendo perfectamente a mi me pasa y dentro de españa soy asturiana y llevo 11 años viviendo en guadalajara y cada vez que paso el negron lloro, y eso que lo hago a menudo , ya algo menos con dos peques pero no pasan mas de 3 meses. El 24 se septiembre nos mudamos a zurich, ahora estoy en mi gijon aprovechando los ultimos dias porque ahora si que no se cuando voy a volver ejejeje pero mas de 3 meses pasaran fijo.
    El 1 de octubre mi marido empieza a trabajar en zurich y empezamos una nueva aventura, ya hemos ido dos veces y si eso de ir en el avion y saltar de emocion viendo los alpes pasa, pero tambien estoy segura que lo de no tener ninguna gana de ver los alpes tambien pasa, y a mi en particular seguro que me pasara pronto. Pero bueno vamos a ver que nos depara el futuro.
    Alguna sugerencia???? Un saludo muy grande.

    • Hola Bea,
      Lo primero, bienvenida por adelantado!
      Mucho me temo que si viviendo en Guadalajara echas de menos Asturias… cuando vivas aquí no va a ser muy diferente, e incluso puede que sea un poquito peor. Yo creo que lo mejor en estos casos es tener bien presente todo lo bueno que ofrece el lugar en el que vas a vivir: la calidad de vida, la seguridad, las opciones de ocio, lo que van a disfrutar tus hijos, lo que vais a aprender todos, lo que vais a crecer a nivel personal… y tantas otras cosas.
      Cuando estés aquí te darás cuenta de lo que necesitas. Y si estar en contacto con nuestra cultura te ayuda, siempre hay opciones interesantes (por ejemplo, la Asociación Mujeres Españolas en Suiza, de la que formo parte y que te invito a conocer: http://www.mujeres.ch).
      Ánimo y feliz aterrizaje!
      Sara

  8. Sara ANIMO!!!
    El otro día me acordé de ti, estábamos en Ibiza, y conocimos a una pareja de suizos que eran de Zúrich, y yo pensé , un día iremos a visitar a Sara!!
    La vuelta de vacaciones siempre es una mierda, vuelvas a Suiza, o vuelvas a tu casa en España, yo cada año las cojo más tarde por eso, e intento gastar las máximas posibles en verano.
    El año pasado tuve hasta que escribir un POST para superar la depresión post vacacional… en octubre!!!!
    Hay que disfrutar momento presente, estés donde estés y empezar a planear actividades de esas que sólo desde Suiza podrías hacer. El cerebro nos juega malas pasadas, porque es inconformista y siempre vas a echar de menos algo, querer mejorar, soñar, etc , pero tú eres la única que de verdad tienes que sopesar de forma racional, donde tienes o quieres vivir tu felicidad.
    Desde aquí siempre te apoyaremos, sea lo que decidas…. y a una mala, te coges un vuelo de finde y te vienes de fiesta, que tampoco estas tan lejos.
    XoXo.
    Pilar On Board

    • Ayyy mi Pili, siempre al pie del cañón!!! 🙂
      Ya estoy mucho, mucho mejor, nonti preocupare! Al final con el paso de los días una vuelve inevitablemente a la rutina y la morriña se pasa pero… hay qué ver qué duro se hace siempre volver de vacaciones, jejeje
      A ver cuándo os animáis a venir a vernos. El otoño en Suiza es un espectáculo, ahí lo dejo 🙂
      Un beso y disfrutad mucho!!!
      Sara

  9. Soy la única que cuando lleva más de 10 días en España está loca por regresar a Suiza, por lo que veo…. No me atrevo ni a comentar, que me comen, Jajaja.
    La única vez que no he sentido ganas de regresar ha sido en junio de este año, que estuve en Cádiz casi el mes entero. Pero es que tuve que ir por una urgencia familiar (mi mami estuvo malita y en hospital), que ya me dirás con qué tranquilidad regresas a Suiza en esas condiciones… Eso sí, como sea en circunstancias normales como eventos sociales (bodas, comuniones, etc), vacaciones y demás, la primera en terminar de hacer la maleta para regresar a Suiza soy siempre yo, jajaja.
    Con respecto al síndrome de frigorífico vacío yo lo combato con el de congelador lleno… ;), Siempre procuro tener pan y cremas y comidas caseras en el congelador…. Así me apaño la cena y el desayuno hasta que pueda ir a la compra!

    • Qué va Rocío, te comprendo perfectamente! Eso es lo que siempre me había pasado a mi… hasta las vacaciones de este verano. Yo creo que el problema es que tenía muchas ganas de verano-verano (porque a mi sí me pirra el calorazo y achicharrarme hasta a la sombra) y una semana no me bastó para aplacar mis ansias de veraneo al más puro estilo español.
      Ojalá esas ganas de volver nos sigan acompañando, porque son muy buena señal (y ayudan a volver a la rutina, que siempre cuesta).
      Un besote!
      Sara

  10. A mi me pasa totalmente como a ti. Soy feliz en suiza, es un pais que me gusta, pero cada vez que voy a españa la vuelta es un drama…
    Son los amigos, la familia, la tierra y las costumbres de siempre, eso no creo que se pueda evitar
    Me ha gustado mucho el post porque me he sentido totalmente identificada
    Besos
    Susana

    • Gracias Susana!
      A mí hasta ahora no me había pasado pero esta vez… ay, esta vez 🙂
      Lo bueno es que con el paso de los días la sensación también se va pasando!
      Un abrazo y ánimo con las futuras vueltas,
      Sara

  11. Acabo de llegar a Zurich despues de dos semana de vacaciones en Malaga y no se ni como sentirme! Me reciben las nubes y la lluvia. Una nevera vacia, 3 maletas por deshacer…. Una gran compra por hacer…. Desesperacion!!!! Desgana, morriña, de todo…. Y es que sin duda el tiempo hace mucho… Yo que estaba a 35 grados con la playa frente a casa ahora ando aqui esperando los rayitos del sol para irme un dia al lago….
    En fin… Que pasen pronto estos dias post vacaciones….!!!! Animo a todos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s