Lo mejor y lo peor de vivir en Suiza (II)

Y hasta aquí llegó el positivismo. Si la semana pasada hablábamos de lo mejor de vivir en Suiza… esta semana las casas de chocolate se han fundido y los unicornios coloraos han resultado ser una alucinación. Porque la vida en Suiza es bonita… pero no tanto como la pintan. Como cualquier otro lugar, también tiene sus sombras.

Sin más, sean tod@s bienvenidos al museo de los horrores suizos… muajajajajá (risa malvada):

1. El coste de la vida: la primera en la frente. Suiza es caro, en algunos aspectos muy caro. Por mucho que los sueldos sean buenos (que no todos, y siempre en función de nuestras circunstancias personales) y el nivel de vida sea superior al de otros países, nos seguimos horrorizando cada vez que vamos al supermercado, a comprar un billete de tren o avión (las tasas aeroportuarias ponen los tickets por las nubes) o al médico, que esto sí que duele… y más a los españolit@s.

2. El sistema sanitario: aunque es uno de los mejores del mundo en cuanto a la calidad de la atención (el tercero, si no me equivoco), para cualquier españolit@ el sistema sanitario suizo es una pesadilla. El primer reto es siempre enterarse de cómo funciona y, cuando ya lo dominamos, nos damos de bruces con la segunda parte de la pesadilla: hay que pagar por TO-DO. Hay que pagar por el derecho a ir al médico, hay que pagar por cada visita, por cada análisis, por cada tratamiento… pagar, pagar y pagar. Como suelo decir, Suiza “no es país para enfermos”. Para más dudas, os recomiendo este post para saber más sobre la pesadilla el sistema sanitario suizo.

3. Demasiada antelación y planificación: la organización está bien, pero que necesites planificar hasta tus planes de ocio y quedadas con amigos con MESES de antelación es too much para mi. Si vas a cambiar de trabajo o de casa, necesitarás pensarlo con entre 6 meses y 1 año de antelación, dar preaviso en tu trabajo / a tu casero de 3 meses, por norma general, y haber empezado a buscar mucho antes, porque en Suiza nada se consigue en dos días… ni en dos meses. Hasta resultar asfixiante. Lo que a los suizos les parece súper práctico, a muchos españolit@s nos parece un agobio porque a base de tanto planificar uno acaba por no planificar en absoluto, y el mejor ejemplo es el trance de alquilar un piso: dejas el tuyo avisando con 3 meses de antelación -tengas adónde mudarte o no- y en el mejor de los casos tienes 3 meses de “cuenta atrás” para mudarte o irte a vivir debajo de un puente. ¿Y si encuentras antes? Pues toca pagar los dos apartamentos. Viva la planificación (y pagar, pagar, pagar…)

4. Control policial vecinal: especialmente entre el sector de mayor edad y más conservador, espiar al vecino es casi una actividad profesional. Ya sea para pillarte aparcando donde no debes (así sea pisando 2 cm de raya amarilla), sacando a tu perro 5 minutos menos de lo recomendable (y da igual que esté nevando y haya -25° en la calle) o dejando la bici mal colocada en el parking para bicis del edificio… siempre habrá un vecino al acecho para a) regañarte: uno de los hobbies favoritos de los suizos, muy dados a echar broncas con moralina cada vez que cometes un error, aunque ya sepas que es un error, lo reconozcas, te disculpes y digas que no lo vas a volver a hacer) b) avisar a la policía: si no te tienen a mano para echarte la peta / son muy tiquismiquis.

5. País tradicional y conservador: vaya por delante que, aunque no lo he mencionado más arriba, los suiz@s son, por lo general, personas encantadoras, muy educadas, hospitalarias… pero como en todas partes, hay de todo. Y entre ese todo te encontrarás a personas “tradicionales” o “conservadoras” en el peor sentido de la palabra. Personas racistas, machistas, que opinan que los inmigrantes deberían irse a sus países de origen y que las mujeres donde tienen que estar es en su casa, cuidando de sus hijos y a ser posible calladitas. No por nada en Suiza, país democrático desde hace decenas de años, las mujeres no votaron hasta los años 70. Y aún hoy es socialmente aceptada la idea de que los cuidados de la familia y el hogar es cosa exclusivamente de mujeres. Por si os quedan dudas, la prueba definitiva: 1 día de baja de paternidad 😦 Nivel: infierno negro.

 

Como siempre, me encanta escuchar (leer) vuestras impresiones. ¿Estáis de acuerdo con mi punto de vista? ¿Qué es para vosotr@s lo mejor y lo peor de Suiza, y cómo afecta a vuestra intención de volver a casa vs permanecer en el país? Vamos, que ¿qué opináis de todo esto? 🙂

Espero que estéis disfrutando del calorcete y, como siempre, gracias por estar al otro lado. Se os quiere! Tschüssliiiiiiii

Anuncios

23 pensamientos en “Lo mejor y lo peor de vivir en Suiza (II)

  1. Bajo mi punto de vista,con conocimiento del país helvético no vas desencaminada.
    Pero ahora toca hacer balance,por mí parte que repito es una opinión particular no todo es oro lo que reluce, pero hay más pros que contras.

  2. Pingback: Lo mejor y lo peor de vivir en Suiza (II) – tomtom_max

    • Mujer, no serán tan, tan malos 🙂 Los vecinos son… son… como una caja de bombones. Nunca sabes cual te va a tocar (si el dulce o el envenenado), jajajaja!
      Perdona la tardanza en responder, llevo unos días…
      Saludos,
      Sara

      • Es que ni te cuento, como nos ha tocado a mi esposo y a mi tener que pelear por el espacio del parking, otros te pasan por el
        Frente y ni te saludan te dejan con el
        Saludo en la boca, es realmente increíble. Pero lo bueno es que no viviremos acá por siempre, y espero que en nuestra próxima casa podamos al fin tener vecinos más amables.

        Me encanta tu blog.

  3. Totalmente de acuerdo en las apreciaciones, creo que hay que darle más puntos a esto de no hacer nada de ruidos luego de la nueve de la noche. Siempre estamos hablando bajito muy bajito y cada vez más bajito, ahora incluso en otros horarios, esa costumbre que adquirimos siendo parte del respeto por los derechos de los otros termina afectando la comunicación ya no se quiere hablar a cierta hora y otra costumbre aparece amenazando la tertulia propia de mi país el Ecuador.

    • Hola Rosana,
      Totalmente de acuerdo! En mi comunidad de vecinos se da un hecho muy curioso: tenemos piscina comunitaria y siempre reina un silencia sepulcral, a cualquier hora del día, incluso cuando hay gente. La consecuencia es que, cuando salimos a darnos un baño, lo hacemos susurrando, nos da reparo hablar entre nosotros. Lo mismo cuando coincidimos con vecinos. Y sí, no molestamos a nadie pero impide totalmente la comunicación y chafa bastante la diversión.
      Un abrazo,
      Sara

  4. Coincido en el punto 1, 2, 4 y 5 como puntos negativísimos, pero lo de que esté todo planificado, ya me he acostumbrado tanto, que no soy nadie sin mi agenda, jejeje. Vamos, que no lo veo como lo peor…

    Y como comenta aquí arriba Rosana, yo también hablo cada vez más bajito. Lo noto cuando regreso a España, que no puedo estar en una cafetería porque acaba doliéndome la cabeza con todo el jaleo.

    Un besote muy fuerte!

    • Pues eso le contaba ahora mismo, que en mi comunidad tenemos piscina comunitaria y siempre reina un silencia sepulcral, a cualquier hora del día, incluso cuando hay gente. La consecuencia es que, cuando salimos a darnos un baño, lo hacemos susurrando, nos da reparo hablar entre nosotros. Lo mismo cuando coincidimos con vecinos. Y no molestamos a nadie pero impide totalmente la comunicación y chafa bastante la diversión.

      A mi tanta planificación a veces me enerva, creo que más que por lo caótica que soy de base que por el exceso de organización en sí xD

      Perdona la tardanza en responder, llevo unos días… qué te voy a contar que tu no sepas! jejeje

      Besotes

  5. Estoy de acuerdo contigo, excepto en lo de las broncas. A mi jamás me ha dicho un vecino, cliente, alumno, nada a la cara. Siempre van al Verwaltung o al Büro, pero conmigo siempre vienen con una sonrisa como que no pasa nada. Lo que quizá más me incomoda de vivir en Suiza es la doble moral de todo. Tengo la sensación de que de la boca para afuera dicen una cosa y piensan lo contrario. Esto muy generalizado, pero va desde mi experiencia. Y pasa a todo nivel, no nos metemos en guerras pero vendemos armas, respetamos a todos pero la mujer gana menos que el hombre, si yo cometo un erros me condenan pero Suiza está llena de errores (facturas, citas médicas que cancelan a última hora, etc). Me incomoda estar en un sitio en donde no tengo idea realmente de lo que piensa la gente. Repito, siempre desde mi punto de vista. Un saludo.

    • Pensé que era la única que tenía esa impresión de los suizos .. es verdad de la boca para fuera son hospitalarios y en verdad no quieren extranjeros en su país

      • Terrible a veces esa sensación de soledad que te genera no sentir que nadie es completamente auténtico en la relación contigo, no siendo otro expat que está en tu misma circunstancia claro…

  6. Hola Sara, subscribo todos los puntos, los buenos y los malos aunque donde nosotros vivimos el tema “vecinos tocapelotas” no lo hemos experimentado. El la Riviera, quizás al ser de influencia francesa, no notamos manía por el orden y el ruido. Me atrevería a decir que no noto mucha diferencia con España! Eso me encanta! No noto que por aquí la gente sea muy callada, son normales, ni mucho ni poco, perfecto!
    Eso sí, lo que a mí me supera es la planificación para cambiar de piso. Nosotros nos cambiamos hace 1 año y tuvimos mucha mucha pero mucha suerte y aún así tuvimos que pagar 2 meses 2 apartamentos que no son precisamente baratos… y encima agradecidos de que solamente fueran 2 meses!
    En cuanto a Sanidad puedo comparar los embarazos uno en España, el otro aquí y en ambos la atención muy buena, en España todo por la SS. En Suiza todo lo que rodea el embarazo y parto lo cubre integró el seguro, muy bien.

    • Coincido contigo respecto al tema sanitario, yo he tenido muy buena experiencia con los seguros de salud y la atención sanitaria en Suiza, de hecho, es uno de mis mayores motivos para quedarme. Al tener una enfermedad crónica los seguros privados en España siempre han tenido la “amabilidad” de rechazarme y en la seguridad social la mitad de los medicamentos que necesitaba están excuidos así que me tocaba pagar unos 150euros al mes en la farmacia. Aquí he contratado un seguro sin problema, me hacen el doble de revisiones, me cubren toda la medicación y es verdad que tengo una franquicia la año de 300chf, pero me parece baratísimo comparado con lo que pagaba en España. Además, cada vez que necesito al médico tengo cita al día siguiente… Lo de no es país para enfermos no lo suscribo, sale caro tener costipados y dolencias leves, pero si estas enfermo de verdad, es una maravilla.

      • ¡Buenas tardes Sonia! Como bien se comenta en este blog, el sistema sanitario suizo difiere mucho del español, pero no es de inferior calidad ni tampoco es más caro, teniendo en cuenta el nivel de renta del trabajador suizo. En España, tendemos a pensar que la asistencia sanitaria es gratis y eso no es así, la pagamos por adelantado en forma de impuestos. Si me lo permite, considero que el sistema suizo es más justo. Así, usted podrá escoger el nivel de cobertura y pagar en función de ello. Si usted acaba de llegar a Suiza, tiene buena salud y desea contraer los mínimos gastos posibles puede suscribir una póliza básica. Si por el contrario, decide que la salud es lo primero, puede encontrar pólizas con cobertura total. Eso sí, recuerde que es obligatorio, además de recomendable, contar con una póliza de salud desde el primer día.
        Si lo desea, póngase en contacto conmigo para mayor información y le proporcionaré presupuestos de diferentes compañías específicas de seguros sanitarios, así como de cualquier otra póliza que necesite contratar en Suiza (conducción, responsabilidad civil, protección jurídica, etc.). Estaré encantado de poder ayudarla en todo lo que pueda.
        Un saludo y espero de corazón que su nueva vida en Suiza le resulte confortable y maravillosa. Sin lugar a dudas es un magnifico país.

      • Hola! Me alegro mucho de que tu experiencia con una enfermedad crónica sea positiva en Suiza 🙂 Tengo amigos que solo por tener diabetes tuvieron muchos problemas a la hora de contratar un seguro médico. No sé si no sabían a quién recurrir, tuvieron mala suerte o que depende de la enfermedad te ponen más o menos trabas…
        Un saludo,
        Sara

    • Gracias Marta! Perdona la tardanza en responder, llevo un verano… jejeje

      Pues sí, aquí mudarse en una pesadilla y quien diga que no es que nunca se ha mudado xD

      Lo demás… depende un poco de las circunstancias!

      Un besote,
      Sara

    • Como te entiendo, Alicia! Nosotros tuvimos una vecina en Winterthur que estaba obsesionada con el ruido. Venía a pedir silencia hasta cuando no estábamos!!! (nos lo contaban después el resto de los vecinos). Se acabó marchando del edificio. Hay gente muy sonada por estos lares…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s