Emigrar por amor

Maleta corazónDespués de emigrar por necesidad, emigrar por amor es el escenario más complicado al que se enfrenta una persona que decide irse a vivir a otro país. Ya sea por seguir a la pareja en una nueva aventura laboral o trasladarse para estar cerca de él/ella, emigrar por amor es un proceso normalmente complicado, sobre todo a nivel “mental”.

Porque, a estas alturas de la vida, todos tenemos claro que “no sólo de amor vive el hombre”, ni la mujer; ni en sentido figurado ni literal. Por eso la decisión de emigrar por amor suele ir acompañada de otras muchas decisiones que trascienden el plano personal, mil dudas de todo tipo y miedo, mucho miedo.

Dejando a un lado lo difícil que resulta alejarse de la familia y los amigos, los interrogantes que atormentan a quien se plantea emigrar por amor se dividen en:

  • Dudas personales: ¿me adaptaré a vivir allí? ¿me gustará? ¿seré feliz?
  • Dudas laborales: ¿encontraré trabajo? ¿podré continuar con mi carrera/proyectos?

Entre todas, el miedo relacionado con al ámbito laboral es el más difícil de superar. Porque adaptarse depende en gran medida de uno mismo, pero encontrar trabajo no. Y aquello que no podemos controlar es precisamente lo que nos aterroriza. Lógico y normal.

En este escenario, no tener trabajo se convierte en una ventaja. De hecho, puede que sea uno de los pocos escenarios en que estar parado sea algo “bueno”: el componente “dejar el trabajo” desaparece y a la ilusión de una nueva vida en pareja se suma la de encontrar trabajo en otro país. 2×1 🙂

Dejar el trabajo: la decisión más difícil al emigrar por amor

Para quien tiene un trabajo estable en España, emigrar por amor conlleva un proceso normalmente largo y doloroso. Porque, precisamente hoy en día, dejar un trabajo estable es una pequeña locura, y empezar una nueva vida en otro país siempre da vértigo.

Yo, en mi caso, vine a Suiza “siguiendo” a mi pareja pero con una idea muy clara: que venía también por mi. La decisión fue consensuada, yo tenía claro que quería vivir la experiencia y que estaba segura a todos los niveles, incluído el laboral.

Aún así, recuerdo haberme hecho mil veces las siguientes preguntas, que recomiendo hacerse a quien se plantea emigrar por amor para tomar la mejor decisión, sufriendo lo menos posible por culpa de la maldita incertidumbre:

  • ¿Cuánto me gusta mi actual trabajo en España? ¿Estoy motivad@ o aburrid@?
  • ¿Tengo un trabajo estable y bien pagado o no me importaría cambiar?
  • ¿Podría recuperar mi trabajo o encontrar algo similar si volviera en un año o dos?
  • Teniendo en cuenta mi edad, profesión, experiencia, idiomas… ¿cuales son mis posibilidades REALES de encontrar trabajo en Suiza en menos de un año?
  • Llevo meses mirando ofertas de trabajo “de lo mío” en Suiza y no hay mucha cosa. ¿Estoy dispuesto a reinventarme y/o trabajar de otra cosa?
  • ¿Estoy preparado para, en el peor escenario, pasar uno o dos años buscando trabajo en Suiza?
  • ¿Estoy preparado para trabajar en inglés mientras estudio alemán?
  • ¿Puedo/quiero estudiar algo para mejorar mi perfil mientras encuentro trabajo?
  • ¿Cuento con apoyo económico y emocional ilimitado por parte de mi pareja mientras encuentro trabajo? (en Suiza, especialmente importante).
  • En definitiva, ¿estoy preparad@ para la que se me viene encima?

Si nuestro trabajo en España nos encanta, vemos complicado encontrar algo así en el futuro y vemos todo negro en Suiza… solo nos quedará valorar si deseamos anteponer nuestra vida personal a la laboral y tirar pa’ alante con la decisión que tomemos.

Si, por el contrario, nuestro trabajo en España no es la locura, nos aburre, pensamos que podríamos recuperarlo o encontrar algo similar en un futuro, vemos posibilidades laborales en Suiza… será fácil tomar la decisión de hacer las maletas.

Normalmente, nada es blanco o negro y durante un tiempo solo veremos un gris difuso que no acaba de aclararse u oscurecerse, pero eso es normal y nos servirá para trabajar cada duda y tomar la mejor decisión posible. El objetivo: estar convencid@s de lo que hacemos por amor… también a nosotros mismos.

35-copia_6rbEmigrar por amor sí… pero también a nosotr@s mism@s

Una buena relación de pareja siempre es fuente de felicidad, pero eso no significa -desde mi humilde opinión- que debamos olvidarnos del resto de facetas de nuestra vida y poner todos los huevos en una sola cesta.

Hoy en día la felicidad es la suma de diversos factores -amor, amistad, familia, salud, diversión, desarrollo profesional…- y, a la hora de plantearse emigrar por amor, es importante ponernos a nosotr@s en primer plano, ser realistas, calcular pros y contras, hacer una buena gestión de expectativas y tomar la mejor decisión “por y para nosotr@s mismos”.

Tener claro que lo que hacemos lo hacemos por nosotr@s nos librará de arrepentimientos futuros y sobre todo nos ayudará a evitar los típicos reproches que afectan a la larga a cualquier relación. Me refiero a los “me vine aquí por ti” y los “lo he dejado todo por ti y ahora no me va tan bien como pensaba”.

La experiencia de emigrar: pensando en positivo, combatiendo lo negativo

Como todo en esta vida, emigrar tiene muchas desventajas pero también ventajas, incluso en el plano laboral. Emigrar supone empezar una nueva vida llena de oportunidades, reinventarnos, encontrar un nuevo trabajo, dar salida a esos proyectos a los que nunca nos pudimos dedicar… y mucho más. En el plano personal, nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, crecer como personas, valorar a nuestra familia y amigos como nunca hasta ahora… y tantas otras cosas que no podría resumir en unas líneas. Y es que para saberlo hay que vivirlo!

Al final, el objetivo es dar forma a una nueva vida que nos haga felices, trabajando o no. ¿Pero qué pasa cuando todo se tuerce y nada no sale como esperábamos? A veces emigrar conlleva una terrible sensación de pérdida, incluso de identidad, que hace que nos sintamos totalmente desorientados e incapaces de encontrar nuestro lugar.

Y si la cosa pasa a mayores, es momento de buscar ayuda para reencontrarnos con nosotros mismos y encontrar la salida. Por ejemplo, en Zürich Gloria Suárez, psicóloga experta en terapia cognitivo-conductual, lleva a cabo el programa “Proud Mary” para apoyar a mujeres (porque emigrar por amor sigue siendo en gran medida “cosa de mujeres”) españolas en su experiencia migratoria, ayudándolas a identificar objetivos y herramientas, poner en orden ideas y tomar decisiones orientadas a conseguir estar bien y disfrutar al máximo de la experiencia a todos los niveles (para más información, podéis escribirle a suarez_gloria@hotmail.com).

 

Y vosotros, ¿habéis emigrado por amor? ¿Dejaríais vuestra vida en España por vuestra pareja? Os invito a compartir vuestra experiencia para ayudar a otras personas en esa situación a encontrar su camino! ¿Qué os ayudó a decidiros? ¿Cómo fue el aterrizaje? ¿Qué es lo más duro y qué os hizo seguir adelante?

Yo pongo mi granito de arena con mis 10 truquillos para enamorarse de Suiza y hoy se lo dedico a quienes han llegado hace poco, por amor o no, y no encuentran su sitio.

Mucho ánimo a tod@s!

Anuncios

34 pensamientos en “Emigrar por amor

  1. Yo no lo he hecho sólo una vez, sino…. tres. (De esa manera, era más que lógico que la lectura en mi boda fuera la del libro de Rut 1: 16-17. ) 😛
    Así que imagina mi cara y mis sentimientos cada vez que había que rehacer la vida en un lugar distinto. Dicen que con el tiempo se habitúa una a todo: no es mi caso, me temo. Con lo que me gusta a mi tener las cosas asentaditas y en rutina… ains… De momento, este parece el definitivo, aunque con Luy casi nunca se sabe, jaja.

    • Lo tuyo es amor Rocío, amor verdadero! Ya lo decían en “La princesa prometida”, no hay nada más poderoso 🙂 Tras 3 migraciones debes estar hecha una jabata en términos de adaptación! Deberías plantearte dar un cursillo o algo 😛 Un besote!

  2. Qué post más interesante! Yo no he emigrado por amor pero Maromo ha venido a Suiza por mí, dejando su trabajo en España. A pesar de las dificultades que tiene para adaptarse aquí (los idiomas no son su fuerte) él decidió tirar pa’lante porque aunque su trabajo era estable, llevaba bastante tiempo haciendo lo mismo en el mismo sitio y quería darse(nos) esta oportunidad. Nosotros somos muy diferentes, yo he vivido en varios países y dentro de España, en varias ciudades, y él había pasado toda su vida en la misma ciudad. Cuando me propuso venir “en serio”, me pareció un poco locura por todas las dificultades, pero también me dije que si él era tan valiente para atreverse a cambiar todo y arriesgarse, yo no podía menos que darle todo mi apoyo. Para mí, esta experiencia está suponiendo encontrar equilibrio entre lo que cada uno quiere y en también querer que una pareja funcione a pesar de las dificultades. Yo soy muchísimo más feliz desde que él está aquí apoyándome, en Suiza he pasado épocas donde me sentía muy muy sola, y él está descubriendo también un nuevo “mundo” que sin duda es enriquecedor. Como dice mi madre, en compañía las alegrías son el doble y las penas, la mitad.

    • Sin duda Alicia, emigrar es una prueba de fuego a nivel pareja! Las tensiones inherentes a emigrar van mucho más allá de la mera convivencia y sus problemillas. Lo bueno es que, si se supera, siempre se sale reforzado!

      Además, emigrar en pareja tiene muchos beneficios añadidos: no sólo se conoce mejor uno a uno mismo, también se conoce mejor a la pareja y se consolida eso que hace que dos personas permanezcan juntas, en los buenos momentoy y contra viento y marea.

      Me encanta la frase de tu madre, me la apunto! 🙂

      Un beso

  3. aliciaexpulsada pero qué post el tuyo tan bonito, hacia tiempo que no leía algo asi y hasta me reconcilia con las redes sociales donde cada vez veo como mas odio e inquina, no se. Espero que consigáis realizar vuestro sueño y seaís muy felices aqui en Suiza.
    Me siento muy identificado en este post de Sara, es un tema que me toca de cerca. En mi caso no vine aqui siguiendo a mi pareja o mi pareja me siguió a mi, sino que aqui encontré el amor. Nunca habia salido de España sino para viajes cortos y poco más, y de pronto alguien de Suiza pide conocerme y aqui estoy. Ha sido un cambio bestial, de pais, de idioma, de cultura y convivir con alguien de Suiza alemana con las diferencias de caracter que podéis imaginar.
    No ha sido facil pero tambien ha sido muy enriquecedor, conocer este bello pais de cuento, con sus peculiaridades, su idiosincracia. Tengo a Suiza en casa y eso hace que la integración sea más fácil, cada dia aprendo algo nuevo sobre la mentalidad, las costumbres…
    Empiezo a sentirme tan suizo como español, y a tener ese sentimiento de pertenencia a dos paises. Quiero coger lo bueno de cada uno y conseguir lo mejor.
    Trato de integrarme aunque a veces choque con la rígida mentalidad suiza o con esa afición de incluir el queso hasta en la sopa.
    Podría escribir y escribir sobre este cambio que no deja de sorprenderme, pero tampoco quiero aburrir.
    Gracias Sara por compartir tus pensamientos, es una delicia leerte, no te canses nunca del blog!

  4. Gracias por compartir tu experiencia! Está claro que, en esto de emigrar, hay tantas experiencias como personas. Y si hablamos de emigrar por amor, hay tantas experiencias como parejas, porque cada pareja es un mundo!

    Además, hay factores que hacen que la experiencia sea muy distinta, con sus cosas buenas y sus cosas malas en cada caso. Hay parejas que conviven en España y se marchan juntos a otro país; otras en las que es un miembro de la pareja el que ya vive fuera y es el otro el que deja todo para reunirse con él/ella; hay parejas en las que uno de los miembros es nativo del país destino y su pareja se muda para vivir con él, a veces por primera vez; y hay otras en las que cada miembro proviene de un país diferente y se van a vivir a otro que ninguno conoce (como es mi caso, por ejemplo).

    Como sea, todos los que emigramos tenemos que pasar el trance de “integrarnos”, si es que ese proceso acaba alguna vez 🙂

    Un saludo, mucho ánimo y gracias por tu comentario (es lo que más me ayuda a no cansarme del blog 😛 jajaja)

  5. Me ha gustado mucho el artículo, porque yo estoy en esta decisión y lo que has escrito describe bastante bien el trance. Personalmente, yo lo estoy pasando regular… En España, además de mi familia y amigos, tengo un trabajo estupendo que me encanta (y que me ha costado años estabilizar). Mi destino sería el norte de Italia, allí lo tengo chungo, no soy una niña y tengo un perfil profesional muy concreto. Pero mi chico está allí y por temas personales no se puede mover. La verdad es que es un buen lío 🙂 Un saludo y a seguir contando historias en el blog!

    • Gracias por tu comentario!
      Difícil situación, hay veces que la vida se empeña en complicarnos las cosas y en ese punto solo queda esperar a que sople el viento a nuestro favor o tomar las de Villadiego.
      Lo bueno es que Italia no está muy lejos y si tienes buena conexión desde un aeropuerto cercano con Milán o Bérgamo podréis veros a menudo!
      Ánimo! Espero que muy pronto todo cambie y podáis estar juntos 🙂
      Saludos,
      Sara

  6. De los posts más chulos que has escrito. ESpero que mucha gente más se anime a contar sus experiencias.
    La mía no es tan intersante. Primero me vine yo con una beca. Viví en un piso compartido con suizos. Luego busqué un piso yo sola para los dos con mi exiguo sueldo. Luego él llegó unos meses después sin trabajo y lo pasó bastante mal al principio. Consiguió trabajo y ahora ya llevamos más de 7 años aquí, hemos cambiado de piso y hasta de trabajo. Y hemos pasado por todas las fases del “expatriado”: amor-odio a Suiza en diversos ciclos anímicos.
    No cambio la experiencia, ni me arrepiento de nada…. aunque tengo ganicas de volverme ya…
    Un besote Sara!

    • Yoli, tu historia no es solo interesante… es una historia de auténtico éxito! Y encima con “final” feliz, que más se puede pedir 🙂
      Además, tu puedes presumir de que hayan emigrado por amor por ti 😉
      Gracias por compartir tu experiencia, es genial saber de primera mano que todo lo que al llegar nos parece imposible (aprender alemán, mudarnos de piso, cambiar de trabajo…) no solo puede pasar, es que pasa! jejeje
      Un beso guapa!
      Sara

  7. Genial el post!!!
    Aquí va el resumen de mi historia, me vine a Suiza por amor, sí, y tanto! jejeje
    Cambiamos de vida radicalmente, mi marido encontró trabajo en Suiza y yo que sí que trabajaba en España pero estaba embarazada y lo que tenía claro era que quería dedicarme 100% a la crianza…así que llegamos a Zürich con mi hija recién nacida (con un bebé de 4 semanas, dos maletas y una mochila). No teníamos casa todavía, nos dejaron una habitación donde pasamos 3 semanas hasta que por obra de magia conseguimos alquilar un apartamento genial y muy bien de precio.
    Imaginaros el plan, lo normal es que con la llegada de un bebé, los padres se preocupan que si tener mil cosas materiales para ellos, que si la bañerita, que si el cambiador, que si la cuna, que si esto, lo otro… y os juro que aunque estuvimos 3 semanas en una habitación de invitados, y luego como casi 3 más sin muebles, comiendo en el suelo en plan picnic hasta que poco a poco fuimos montando nuestro hogar…
    Después de esto, que contado así y “a toro pasado” me parece una locura, os aseguro que fueron días maravilloso, llenos de ilusión, el poder del amor puede con todo, y lo vivimos como una etapa súper feliz.
    Así que en resumen, sí, me vine a Suiza por amor, amor por mi marido, sí, pero amor por mi hija y sobre todo por mi, porque me permitió vivir la experiencia plena de criar a mi hija a tiempo completo que es lo mejor que he hecho en toda mi vida.
    Y bueno, entre crianza, pañales … también nació mi blog http://www.worldtravelersoul.com donde narro mis experiencias viajeras que es a parte d mi familia mi otra gran pasión. Y pasados dos años, a raíz del blog, ha nacido mi empresa http://www.children-friendly.com … un portal de viajes para familias donde poder ir con niños a cualquier parte del mundo y disfrutarlo con ellos….hemos creado una gran empresa con 50% del personal en Suiza y el otro 50% en España.
    así que sí, lo que decías, los cambios nos reinventan, cambiamos el rumbo de nuestras vidas y lo que puedo afirmar es que el APRENDIZAJE es inmenso en todos los niveles.
    Un abrazo!
    Silvia

    • Hola Silvia!
      Mil gracias por contarnos tu historia, que además es preciosa! Me quedo con la parte en la que, a pesar de los pesares, habéis sabido vivir cada momento con ilusión. No todo el mundo es capaz de sobreponerse a las circunstancias y hay para quien comer en el suelo habría sido motivo de amargura.
      Enhorabuena por vuestra capacidad de ver el lado bueno de las cosas y disfrutarlas tanto.
      Por cierto, me encanta tu blog! Queda pendiente mi colaboración en “destinos del mes” 😉
      Un abrazo y a seguir escribiendo, viajando y VIVIENDO con mayúsculas.
      Sara

  8. Cuánto ayudan siempre tus artículos Sara! Y este es especial…Muchos son los que migramos por amor, una servidora ya lo ha hecho dos veces! Y si con algo me quedo de todo lo que has escrito es con la idea de que emigrar, tanto si es por amor como por otros motivos, siempre tendrá su lado positivo y su negativo, esto hay que tenerlo claro antes de dar el paso. Lo que tenemos que tener claro es que siempre hay luz al final del túnel y más si en ese túnel andamos de la mano de una persona que nos acompaña y nos entiende.

    Yo aún no he tenido suerte en lo laboral, pero la tendré seguro, como todos!! Sólo hay que trabajar un poquito más duro y mientras tanto…CARPE DIEM, qué Suiza tiene mucho que ofrecer!

    Mil besos Sara! Ya estoy esperando el siguiente post!

    • Querida amiga anónima (jajaja) gracias por tu comentario!
      Eres una valiente… y lo sabes (y lo sé porque para eso tenemos “vidas paralelas”, jajaja).
      Sigue así de positiva, valorando lo bueno y quitándole hierro a lo malo, y verás como cuando menos te lo esperes la luz del final del túnel te da en la cara… y estás currando de 8 a 5 echando muuuucho de menos los días en los que tenías tiempo libre (ainssss… tiempo libre, maravilloso tiempo libre que tanto hace falta cuando ya no lo tenemos).
      La vida es como un juego de tazas de Glühwein: nunca sabes la que te va a tocar… pero son todas muy bonitas! JAJAJA! Ahora en serio, al final todo llega. Lo importante es, mientras llega, saber disfrutar cada momento y de eso sabes tu un rato!
      Me alegro mucho de haberte conocido y poder disfrutar de algunos de esos momentos contigo!
      Un beso enorme,
      Sara

  9. Hola Sara! Veo que somos muchos los que emigramos por amor, hace una semana que estoy viviendo en suiza, fue un largo viaje desde Argentina, agotador ya que no vine sola, me traje a mis dos mascotas, le dije a mi marido, vamos a vivir a suiza pero mis hijos peludos van conmigo, y si claro, él tambien feliz de poder estar todos juntos aqui. Si por momentos me siento un poco inùtil por no poder dialogar con el resto de las personas, me cuesta salir sola de casa o tal vez salir a comprar… pero creo que todo va cambiar, solo necesito tiempo en Enero comienzo las clases de Alemán, y ya para ese tiempo creo que ya me voy a animar un poco mas a manejarme sola. Saludossss

  10. Hola,
    Yo estoy en la misma situación. Mi mujer vive en Suiza desde hace un par de años y tiene trabajo estable.
    Yo estoy en BCN con un buen trabajo de lo mío , estable , que me gusta , compañeros geniales, a 5 minutos de casa y cobrando muy bien.
    Entonces claro…llevo meses torturándome con el pensamiento de dejarlo todo e irme allí o no…
    Los idiomas no son mi fuerte, soy tímido y extrovertido y me cuesta aprender claro.
    El tiempo va pasando y un día me levanto pensando: “venga lo dejo todo y me voy”, pero al día siguiente pienso todo lo contrario porqué sé que en Suiza seré un 0 a la izquierda y sufriré mucho muchísimo para aprender el idioma y encontrar un trabajo
    Mientras tanto el tiempo va pasando……..muy rápido….

  11. Esa soy yo!! Me enamoré deje botada la Universidad , pensando que Suiza era mas facil el tema de seguir estudiando , te lo resumo me ha tocado trabajar hasta en Starbux , asi que si hay que pensarlo bien , organizar las cosas antes ponerle razón jeje

  12. Yo emigré por trabajo (solo por un año) y terminé quedándome por amor. Me gusta mucho seguir a españoles que como yo, estamos pasando por lo mismo. Me siento muy comprendida leyéndote.
    un abrazo

  13. Querida Sara: hace más de tres meses que estoy en Suiza. Despues de casi un año de Skipe y de encuentros de días cada dos meses, decidí no regresar más a España y quedarme a vivir mi aventura por amor en este país. Debo decir que meine Lieber es Suizo y que todo lo que al principio me resultaba gracioso y novedoso de él, es decir esa exquisita educación, esa pulcritud en todo lo que hace, el llevar una agenda hasta para comprar el pan (día y hora exacta), su manera sosegada de comunicarse conmigo etc , con el pasar de los días se iba convirtiendo en un pesar que sobrellevaba sola pensando continuamente en que eramos dos seres completamente opuestos y que debía regresar a mi país. Yo soy una mujer muy sociable, espontánea, que no hago planes de futuro pues la experiencia me ha enseñado que cualquier proyecto se puede venir abajo en un segundo y que la vida es muy corta.El es todo lo contrario a mí y al perfil que siempre había buscado en una pareja.
    Durante casi un mes estuve debatiendome en esta dicotomía de marcharme o quedarme, pero siempre me decía; espera un día más, pues total en España tampoco pierdes gran cosa, ni un magnifico trabajo ni una familia amorosa. Así se sucedieron los días donde empecé a valorar otras cosas de mi chico, como su enorme generosidad, su fidelidad (solo tiene ojos para mi),todos los esfuerzos por su parte para mi integración ( idioma, amistades), su paciencia infinita a la hora de entenderme ( el habla alemán pero nos comunicamos en italiano) y un sinfín de virtudes que la morriña no me dejaba ver.
    A día de hoy debo decir que estoy feliz, tengo una relación maravillosa(creo que la mejor que he tenido) y una paz que jamás había tenido. Hemos hecho una simbiosis maravillosa, donde me he vuelto un poquito mas racional y juiciosa( cosa que me hacia mucha falta) y él se ha tornado un poquito mas insensato y vivaracho.

    • Gracias por compartir tu experiencia! De verdad me alegro de que lo que al principio no parecía estar tan bien haya terminado por ser fabuloso 🙂 Al final en la vida no hay nada perfecto, pero si se quiere se puede. Un saludo!

  14. hola, yo acabo de migrar a Francia me enamore y me case de un Francés y a empezar de cero, soy Mexicana el tramite para poder estar legal es largo y aveces me entra el panico, yo no hablaba ni una palabra de francés cuando llegue aun es básico, hay dias en los que me preocupa mucho mi futuro y te imaginas las mil situaciones que podrían pasar estando sola sin conocer a nadie mas que a tu pareja pero tmb creo q es una aventura y todo un reto, hay que saber que son etapas dificiles pero que con pensamientos positivos superaras y hay que motivarnos nosotras mismas tener metas en la vida no estancarnos en quejarnos de todo, salir conocer viajar, buscar trabajo, hacer una vida social etc saludos

    • Hola Krina!
      Lo primero, gracias por tu compartir tu experiencia 🙂
      Lo situación que describes no es sencilla, por eso te envío muchos ánimos y energía para afrontar el reto constante que suponen los primeros meses! Y sobre todo para combatir el miedo, siempre acechante y traicionero.
      A qué ciudad francesa has emigrado?
      Te deseo mucha suerte!!!
      Un saludo,
      Sara

  15. Lo siento, pero creo que que mi comentario sera el mas negativo. Yo emigre a Noruega porque mi marido encontro trabajo aqui. Al principio, vine con muchisima ilusion, muchos planes y con idea de hacer nuestra vida aqui. Vine con nuestra hija de 15 meses y aunque al principio, sin idioma, sin guarde y sin trabajo fue dificil, lo peor y mas dificil estaba por llegar. Despues de encontrar guarde, apuntarme a clases de noruego y buscar durante mucho tiempo trabajo, solo consigo un trabajo temporal y vuelvo a la situacion anterior. Luego vino la decepcion, frustracion, la soledad, el aislamiento y finalmente la depresion. Es casi imposible socializar por varios motivos, pocos habitantes, mal tiempo, idioma y aqui la gente es extremadamente cerrada en cuanto a socializar o conocer gente nueva se trata. Ahora llevo casi 4 anos y me siento como el primer dia, la unica diferencia es que hablo mas noruego (aunque no me ha servido de mucho). Mi relacion de pareja se ha deteriorado muchisimo, el no me entiende, no entiende por lo que estoy pasando y se niega rotundamente a cambiar de pais o volver a Espana. El tiene un trabajo estable que le ha costado conseguir. Discutimos continuamente y por todo, por lo tanto, no solo es solo la dificultad y soledad de estar aqui es que tu pareja no te entiende ni te apoya. Mi hija esta lejos de sus abuelos y ademas ahora mi madre esta enferma. Estoy totalmente dividida y no he conseguido ni hacer mi vida aqui ni tampoco decido volver a Espana que si lo hiciera seria sola y empezando de cero. Por lo tanto, estoy pasando por uno de los peores momentos de mi vida y ahora mismo tengo claro que aqui y asi no podre vivir en Noruega. Gracias por leerme pero es que no soy mucho de redes sociales y despues de leeros queria contar mi experiencia.

    Un saludo

    • Querida Naia,
      Gracias por compartir tu experiencia que, negativa o no, me parece ante todo realista. Emigrar de por sí no es nada fácil pero es cierto que hay países o situaciones que complican aún más las cosas.
      Lamento que te encuentres en esa situación. No debe ser fácil y mucho menos con una niña, aunque por lo que comentas el mismo entorno hace difícil socializar y emprender lo que conocemos como una vida “normal” (con amigos, cenas en casa, aficiones compartidas, etc.).
      Si a eso se suma problemas de pareja por las tensiones que provoca el malestar… es lógico que estés pasando un mal momento.
      Lo único que te puedo aconsejar es que, si al final optas por quedarte en Noruega y seguir intentándolo, cambies la estrategia! Aún cuando pensamos que lo hemos hecho todo podemos hacer algo distinto. Por ejemplo, te aconsejo que dediques más tiempo a ti y tus aficiones, a disfrutar, a hacer eso que siempre quisiste y nunca hiciste. Y si lo que necesitas es calor humano… lánzate y organiza un grupo de expatriados que residan en tu entorno! Puede ser en torno a una afición o por conocer gente y tomar la iniciativa será un ejercicio muy interesante!
      También puedes escribir sobre tu experiencia…
      Qué te parece? Te animas?
      Un beso y mucho ánimo!
      Sara

    • Es bueno leer tu perspectiva y experiencia, saber que puede salir bien o mal. Yo estoy en la fase de tener mil preguntas en la cabeza. Aun con dudas si dejarlo todo y saber si estoy preparada para enfrentar lo peor, además de disfrutar de lo bueno. Un Abrazo! Espero puedas encontrar una solución que te de satisfacción.

  16. Pingback: Sobre política, participación en la ciudad e integración – Vivir en Zúrich

  17. Me siento identificada con este post. Solo que con la diferencia que yo emigré por amor aqui a España. Soy centroamericana pero yo en mi paìs tenìa el trabajo que siempre habìa querido, trabajaba en la camara de mi paìs y daba clases en la universidad. En lo laboral estaba bien y plena. Pero el destino me sorprendiò me enamoré de un español y me vine a españa dejandolo todo. No me quejo de el país, sino que como tu dices es algo a nivel emocional muy fuerte. Empezar de nuevo de 0 y sin saber donde acudir. A mi lo que me tiene mal es lo del trabajo pues quiero ayudarle a mi pareja con los gastos y ser independiente pues no estoy acostumbrada a la dependencia en ningún grado. Y la verdad es difìcil siempre cuando eres extranjero. Y la verdad que si hay que plantearse si uno es capaz de renunciar a todo por amor.

    • Hola Kati,

      Adaptarse a vivir en otro país siempre es costoso, sin duda. Especialmente a nivel laboral, hay que hacer un gran esfuerzo para conocer el nuevo mercado y hacerse un hueco para conseguir trabajo. En tu caso a esa dificultad se suma una situación económica complicada, como es la de España actualmente, aunque estoy segura de que con paciencia y tesón lo conseguirás!

      Al menos piensa que compartes idioma con tu país de acogida! En mi caso, española emigrante a Suiza, es el mayor de los problemas… a nivel laboral y en general.

      Te deseo mucha suerte y que tengas muy buena experiencia en España! 🙂

      Saludos,
      Sara

      • Muchas gracias por tus buenos deseos. Y si sin duda se que la tengo dificil pero arreglare mi título y buscaré incansablemente trabajo. Y si la situación está dificil y se que en este caso cualquier trabajo será una bendición. Y si tu la tienes un poco mas dificil por el idioma pero solo es cuestión que te adaptes y aprendas día a día el idioma la verdad, lo genial es que aprenderás bien otro idioma ejejeje saludos!! Muchisima suerte y bendiciones para ti!!

  18. ¡Me ha encantado tu post! Mi historia es un poco al revés de lo que he leído en los comentarios. Yo me fui de España después de encontrar un trabajo fijo y con buenas condiciones en Francia, aquí llevo desde hace bastante tiempo. Sin embargo, me vuelvo a España porque tengo a mi chico allí y porque tengo una buena oportunidad laboral allí. Así que mi etapa de emigrante se acabó. Ha sido maravillosa, con sus altos y sus bajos, pero una experiencia inolvidable! Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s