Mi experiencia de parto en Suiza (I)

Queridas amigas embarazadas en Suiza, vosotras lo sabéis mejor que nadie: si algo obsesiona a toda embarazada es el momento parto; pero si además va a tener lugar en un país que no es el nuestro, en otro sistema sanitario y puede que hasta en otro idioma… las dudas y miedos se disparan hasta no dejarnos dormir por las noches (con permiso de la acidez, la barrigota y/o las pataditas de rigor).

Al menos ese fue mi caso. Más allá de querer estar bien informada sobre el proceso en sí, recuerdo haber pasado horas y horas buscando información relacionada con “parir en Suiza”, en concreto experiencias reales de mujeres que hubieran dado a luz en Suiza.

En solidaridad con mi yo pasado y con vosotras, y a tenor de lo poquito que encontré, hoy, casi un año después del que fue mi momento parto, quiero compartir mi experiencia desde la preparación -la información que recibí, las opciones entre las que pude elegir…- hasta el propio parto. Una experiencia que os adelanto -spoiler para impacientes- que fue muy buena 🙂

Elección de hospital, maternidad… o parto en casa

Si algo me gustó como embarazada en Suiza fue el poder elegir entre las diversas opciones de parto posibles. Un lujo que no debería ser tal -ya que cada mujer debería poder ejercer su derecho a elegir dónde y cómo quiere dar a luz a su hij@-, que no se da en todas partes y que podemos disfrutar en Suiza (primer punto a favor de tener hij@s aquí, al menos desde mi perspectiva).

Así, toda mujer embarazada en Suiza puede “planificar” su parto a su gusto empezando por el lugar, una elección que además marcará el “cómo” y la filosofía bajo la cual se desarrollará el parto y procederá el personal sanitario encargado de asistirnos en el mismo.

Personalmente, siempre tuve claro que quería dar luz en un hospital. Respeto 100% a quienes deseen dar a luz en casa o de forma no medicalizada, pero estas opciones no eran para mi. Aunque desde siempre había pensado que sería bonito parir en el agua, cuando calzarme empezó a ser todo un reto tuve más o menos claro que querría anestesia y la epidural es incompatible con la bañera  (aunque al final sí hubo agua, como os contaré más adelante).

¿Que cómo elegimos hospital?* Pues echando un vistazo a las opciones que teníamos a una distancia prudencial, visitando nuestros favoritos (todos organizan jornadas de puertas abiertas para futur@s p/madres, en las que explican su filosofía y enseñan sus instalaciones) y tomando una decisión en base a detalles y al feeling que nos dio cada uno, ya que técnicamente el trato y manera de proceder pintaba similar.

*Uno de los consejos que nos dieron es que nos fijásemos en el porcentaje de cesáreas que practicaban en cada hospital al año, pero realmente el dato es engañoso si se tiene en cuenta que hay gente que pide cesárea, directamente, con lo que se mezclan cesáreas por encargo con cesáreas de emergencia y/o necesarias.

En nuestro caso, como residentes en Zurich, decidimos visitar el Triemli, un gran hospital, y el Zollikerberg, más pequeñito. Finalmente, nos decidimos por el Zollikerberg precisamente por su tamaño y su ambiente, más íntimo y familiar, y fue un gran acierto. Pesó bastante el hecho de que, debido a su tamaño, fuese más probable conseguir una habitación privada*, y para nosotros era importante poder disfrutar de los primeros momentos con nuestro hijo en la intimidad de nuestro propio cuarto, sin otras madres / bebés / familias al lado.

*Reserva de habitación privada: el seguro básico obligatorio cubre de forma totalmente gratuita el parto en sala de parto (estrictamente privada) y hospitalización de 3 días por parto natural y de 6 días por cesárea en habitación compartida, en la que el/la acompañante elegid@ no puede pasar la noche. Para disfrutar de una habitación privada con una cama extra para el/la acompañante, es necesario avisar con antelación y posteriormente pagar el precio estipulado por el centro en cuestión (por ejemplo, en Triemli la doble privada rondaba los 200/250 CHF por noche mientras que en el Zollikergerg cobraban 200/250 CHF por la doble privada sencilla y 450 CHF por una “familiar”, más espaciosa que la anterior).

Antes del parto: reunión con matrona, información y plan de parto

Tras la elección del hospital y el envío de la documentación pertinente al mismo (el/la ginecólog@ suele orientar al respecto), lo ideal es empezar a pensar el “plan de parto“, que no es otro cosa que una reflexión acerca de cómo te gustaría que trascurriera tu parto. Obviamente, siendo realista y comprendiendo que siempre puede haber circunstancias que nos lleven por otros derroteros.

En mi caso, antes de eso acudí junto con mi pareja a unas jornadas de preparación al parto (todos los hospitales y clínicas las ofrecen en alemán e inglés -conviene reservar con antelación porque si no se llenan-) y además me cité con una matrona del hospital para resolver dudas, recibir buenos consejos* y charlar sobre mis preferencias llegado el momento (lo típico: epidural sí o no, otros métodos de alivio de dolor… nada especial).

*El mejor de todos: Masaje perineal para evitar la episiotomía o el desgarro en el parto

Aunque no tenga que ver con la preparación para el parto, os comento que lo normal es que la última revisión -un par de semanas antes de salir de cuentas- tenga lugar en el hospital, con el equipo ginecológico del centro. Una cita a la que yo nunca llegué…

Como había escuchado todo tipo de historias sobre reticencias a poner la epidural y anestesistas que tardan o nunca llegan… dejé bien claro tanto a mi ginecóloga como a la matrona del hospital que yo, si todo iba bien, quería mi epidural. Más que nada porque para decidir que no te la pongan siempre hay tiempo pero al contrario… no me fiaba. Por si acaso, fui vehemente al respecto: NO sin mi epidural xD

La realidad de ponerse de parto

La realidad de ponerse de parto es que una no tiene ni idea de cómo será ponerse de parto. Ni cuándo. Ni dónde. Ni cómo. Si es o no es. Si hay que ir al hospital o es mejor quedarse en casa. Y Hollywood y esas escenas de rotura de aguas y parturientas gritando como si las estuvieran matando NO AYUDAN NA-DA. Bffffff

Yo lo tenía todo listo: hospital, reserva de habitación privada, plan de parto… Solo había que esperar unas semanas más. Y mientras esperaba, visualizaba mil veces como creía que sería: saldría de cuentas, no pasaría nada, me tocaría esperar, un día rompería aguas, tendría un parto “rápido” (que por algo llevaba yo meses haciendo yoga, acupuntura, tomando té de hojas de frambuesa, aceite de onagra… JA JA JA, ay, que todavía me da risa… inocente de mí) y todo sería normal y corriente.

Y así fue. Solo que nada sucedió como esperaba. Fue mejor 🙂

Continuará…

Anuncios

14 pensamientos en “Mi experiencia de parto en Suiza (I)

    • Sí, de hecho fue una de las experiencias que más me animaron xD

      A mi también me fue fenomenal, como voy a contar en el siguiente post. Mucha gente me ha dicho “y cómo no te vas a España…”, y yo la verdad no lo entiendo. Comparo mi experiencia y las que conozco aquí con las de mis amigas en España, y no hay color. No cambio Suiza por nada del mundo!

      Besos!

  1. Yo al final tuve mi hija también Zollikerberg (excelente opción) igual tenía todo listo y pensado para el parto. Mi bebe al final dicido retrasarse un poco! Nació con 40 semanas y 4 días. Rompí aguas ( sin ningún dolor previo ese día algunas contracciones irregulares nada dolorosas) en mi casa a las 7 de la noche llegue a Zollikerberg a las 8:20 de la noche con dolores de muerteeee!!! Cuando la matrona hizo el respectivo tacto estaba en 9 de dilatación no mi esposo ni yo lo creíamos sin tiempo para nada ( qué parara o calmara el dolor) solo hubo tiempo de pujar y al final mi chiquita nació a las 9:08 de la noche. Un parto bastante sopresivo sin dar tiempo a nada… y eso siendo primeriza; en fin un parto definitivamente no es muchas veces lo que se planea si no lo que va llegando… saludos Sara.

    • Qué “suerte” Carolina 🙂 Me imagino que pasaste las de Caín, pero al menos fue rápido.

      En el próximo post contaré mi experiencia de parto, que fue muuuuy largo pero bastante llevadero (gracias, eso sí, a la bendita epidural, ya te lo adelanto).

      En fin, coincidimos en que el Zollikerberg es una gran opción! Yo sin duda repetiría, aunque eso es algo en lo que no voy a pensar ahora mismo xD

      Saludos y gracias por compartir tu experiencia!
      Sara

  2. ¡¡¡Me ha encantado!!! ¡¡Quiero más!!! El mio fue en Triemli y pese a tener casi todo planeado, tampoco nada ocurrió como pensábamos porque nuestra “bichiña” se adelantó 3 semanas. Me puse de parto el mismo día que tenía que ir al hospital a firmar los papeles de “NO SIN MI EPIDURAL”. 🙂

    • Gracias Silvia! Ya he publicado la parte II… y sólo queda un capítulo, prometido, jejeje!

      Veo que nuestra experiencia fue similar. Te adelanto que nuestro gordi también se adelantó justo, justo 3 semanas (y tan ricamente, oye, porque así nos ahorramos las últimas semanas, que son un horror, todo surge por sorpresa, no da tiempo ni a pensarlo… y al ser más pequeñines salen con mayor facilidad, jajaja).

      Veo que lo de “NO SIN MI EPIDURAL” da para un club xD

      Besos!

  3. Pingback: Mi experiencia de parto en Suiza (II) | Living la vida en Suiza

  4. Pingback: Mi experiencia de parto en Suiza (III y último capítulo :P) | Living la vida en Suiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s