Mi experiencia de parto en Suiza (I)

Queridas amigas embarazadas en Suiza, vosotras lo sabéis mejor que nadie: si algo obsesiona a toda embarazada es el momento parto; pero si además va a tener lugar en un país que no es el nuestro, en otro sistema sanitario y puede que hasta en otro idioma… las dudas y miedos se disparan hasta no dejarnos dormir por las noches (con permiso de la acidez, la barrigota y/o las pataditas de rigor).

Al menos ese fue mi caso. Más allá de querer estar bien informada sobre el proceso en sí, recuerdo haber pasado horas y horas buscando información relacionada con “parir en Suiza”, en concreto experiencias reales de mujeres que hubieran dado a luz en Suiza.

En solidaridad con mi yo pasado y con vosotras, y a tenor de lo poquito que encontré, hoy, casi un año después del que fue mi momento parto, quiero compartir mi experiencia desde la preparación -la información que recibí, las opciones entre las que pude elegir…- hasta el propio parto. Una experiencia que os adelanto -spoiler para impacientes- que fue muy buena 🙂 Sigue leyendo

Anuncios

Embarazada en Suiza II: elección de pediatra, matrona y hospital

Y ya van 185 días. O 26 semanas y pico. O 6 meses y medio, como siempre me juré que respondería cuando me preguntaran (seamos realistas, ¿quién calcula el tiempo en semanas?). Como lo queráis ver, a casi 3 meses de obtener el título oficial de “mamá”, me encuentro bien, los días se me siguen pasando en un abrir y cerrar de ojos, estoy disfrutando bastante de cada nueva experiencia y, junto con marido, seguimos descubriendo los intríngulis típicos del proceso.

Por hacer un update a nivel médico -que quizá agradezcan futur@s mamás y papás en Suiza-, sigo acudiendo a mi ginecóloga cada 3 o 4 semanas para someterme a un análisis de sangre y orina, control de tensión y peso, turno de preguntas y respuestas, y la ecografía para hacer las mediciones correspondientes y ver cómo va nuestro peque (lo más emocionante de todo!!!).

Leer “Embarazada en Suiza I: primeros pasos”

Además, como corresponde a estas alturas del embarazo, hace unos días me sometí a la prueba de glucosa, por la cual determinan si una sufre diabetes gestacional o no resultó ser la terrible experiencia que algunas personas me habían relatado: las extracciones de sangre son normales y corrientes, el agua con azúcar que hay que ingerir es perfectamente tolerable y lo más incómodo del test es la espera, así que podéis estar muuuuy tranquilas. Sigue leyendo