5 lagos para poner el broche de oro al verano en Suiza

¿Sabíais que este verano está siendo el más caluroso de Suiza desde 1864, año en el que empezaron a registrar las temperaturas? Aunque ya ha refrescado algo -a Dios gracias- algo hemos notado en las pasadas semanas, eh? 😛

El verano en Suiza ya no es lo que era, para bien y para mal. Por fortuna, aunque el calorazo conlleva efectos desagradables -las noches sin pegar ojo se llevan la palma-, también nos permite disfrutar de planes que de otra manera no molan tanto, como bañarnos en las aguas cristalinas de un lago alpino.

Porque, aunque bañarse en un gran lago como el de Lucerna o el de Ginebra es toda una experiencia, nada se compara con adentrarnos en plena naturaleza, descubrir cualquiera de los muchos paraísos que esconden las montañas de este bello país y, en días de sol y calor, bucear en las aguas turquesa de sus lagos. Sigue leyendo

Anuncios

Subida al Monte Pilatus, Lucerna (Suiza)

IMG_5164Uno de los remedios más efectivos para librarse del estrés que producen las preocupaciones del día a día es pararse a pensar en lo pequeños e insignificantes que somos.

Piénsalo. No somos más que una gota en el océano… Y poco a poco, mientras vamos tomando conciencia de ello, los problemas menguan, se encogen. Empiezan a parecer, como tú mismo, pequeños e insignificantes.

A más de 2.000 metros del altura

A más de 2.000 metros sobre el nivel del mar las cosas se ven de otra manera: lejanas y pequeñas, muy pequeñas. Qué fácil es entonces, sin tener que pensar en ello, sentirse pequeño e insignificante. Y que le den a los problemas 😉

Este fin de semana pasado tuvimos la oportunidad de experimentarlo al subir al Monte Pilatus, cerca de la ciudad de Lucerna (a unos 45 minutos en coche hacia el sur de Zürich). Aprovechando la visita de una amiga y un clima primaveral más propio de mayo que de febrero, decidimos subir a los 2.132 metros de altitud hasta su cumbre para disfrutar de unas vistas privilegiadas sobre el llamado Lago de los Cuatro Cantones, la misma Lucerna y los Alpes berneses. Sigue leyendo