Suiza, ¿el peor país para hacer amigos?

amigos1Según una encuesta del banco HSBC, los extranjeros residentes en Suiza lo tenemos todo para ser felices… menos amigos locales y vida social. Triste, no? Pues esa es la conclusión a la que llega el estudio tras preguntar a expatriados residentes en 40 países diferentes por su experiencia a nivel personal-laboral.

Y es que, de acuerdo con la investigación, Suiza es uno de los mejores países en materia de estabilidad laboral, sueldos, seguridad y bienestar… y de los peores a la hora de integrarse, sentirse parte de la cultura, desarrollar una vida social aceptable y hacer amigos. 

Mientras un 80% de extranjeros en Suiza declaran tener un buen trabajo y mejor sueldo (un 30% gana más de 200.000 euros al año, ahí es na), solo un 35% cree posible hacer amigos locales o integrarse en la sociedad suiza. En otras palabras, 2 de cada 3 extranjeros viviendo en Suiza creen que los suizos son cerrados, poco tolerantes, cero acogedores… y que su vida social es peor en relación a la que tenían en sus países de origen.

Pero, ¿de verdad es la vida social en Suiza tan terrible? ¿Es tan difícil hacer amigos suizos? ¿Cómo es posible que, según el estudio, sea más fácil hacer amigos TAIWANESES en TAIWAN? Y no es coña…

Sigue leyendo

Tradiciones suizas: Räbechilbi, la noche de los nabos-farolillo de Richterswil

12249829_10208363121179913_6523096771352079468_nImagina un típico pueblo suizo casi a oscuras, iluminado solo por la tenue luz de miles de nabos convertidos en farolillos y adornados para la ocasión. Imagina las calles y esquinas, las escaleras y portales que conducen a las casas, las ventanas y balcones, los parques y las fuentes… cada pequeño rincón convertido en escenario de un perfecto cuento de hadas.

Pues ese es precisamente el ambiente que recrea el pueblo de Richterswil -a orillas del Zürichsee, a 30 kms de Zürich y a 10 kms de Raperswil- el segundo fin de semana de noviembre de cada año, en una celebración que atrae a decenas de visitantes deseosos de disfrutar del espectáculo que ofrece el pueblo de noche “a la luz de los nabos”.

Räbechilbi: soñando despiertos

Visitar Richterswil en pleno Räbechilbi es como viajar en el tiempo hasta esos días en los que no existía la electricidad y al caer el sol nos quedábamos completamente a oscuras, con la única compañía de velas y lámparas de aceite o queroseno. Tiempos que solo recuerdan nuestros abuelos, pero que podemos experimentar mientras nos perdemos entre las típicas casas suizas que pueblan Richterswil. Sigue leyendo